Chau Derechos: Salud sexual

El programa se encargaba de asesorar en temas de violencia de género, aborto, diversidad sexual e infecciones de transmisión sexual. Además se ocupaba de entregar métodos anticonceptivos y tests de embarazo..

El gobierno de la ciudad de Buenos Aires decidió cerrar el Programa Chau Tabú!

Texto:


El programa Chau Tabú fue creado en 2013 y depende de la Dirección General de Políticas para la Juventud de la ciudad. Los funcionarios decidieron de un día para otro cerrar dos lugares fijos que estaban en los barrios de Recoleta (Plaza Husay) y en el CESAC de Villa 20, en Lugano.

La legisladora porteña de Unidad Ciudadana Victoria Montenegro, realizó un pedido de informe y mencionó el desmantelamiento general de las políticas públicas con perspectiva de género, y su correlato: los despidos a lxs profesionales que trabajaban allí, diariamente.

La gestión, consideró que había un exceso de la oferta para la demanda que se atendía. Esta frase es parte del discurso corriente del gobierno, no es un fallido más que agujerea el relato sino: la evidencia constitutiva del “espíritu empresarial” que lleva a que conciban el estado como un negocio y sus dichos “fantasmáticos“ son nada más y nada menos que mentiras para soportar su falla constitutiva, sus inconsistencias y decisiones políticas nefastas. Bajar la persiana de un recurso valioso, es sin lugar a duda, una costumbre del cambio. Hay que recordar que las políticas públicas, no pueden concebirse como gasto, en todo caso, se trata de derechos.

Victoria Montenegro, agregó en una nota publicada en el diario Página12 que  “el estado no puede retirase, evaporarse, después de haber consolidad políticas territoriales sin dar explicaciones” Lxs trabajadorxs del Programa difundieron la situación y describieron con datos concretos sus tareas: “En la Villa 20 se atendió, en 2017, a 1230 pacientes, con 4037 consultas. Hubo 447 usuarias nuevas, y se entregaron 7214 insumos (test de embarazo, píldoras anticonceptivas de emergencia, anticonceptivos orales combinados, anticonceptivos inyectables combinados, Desogestrel –anticonceptivo oral que no afecta la lactancia—). Se hicieron 422 derivaciones a los Centros de Salud y Acción Comunitaria (CeSAC) 18 y 43, principalmente; y se llevan 2662 historias clínicas desde fines de 2013. A esto se suman 129 consultas por interrupción de embarazo”.

Los números que aportaron evidencian el trabajo sistemático que habían llevado adelante y un logro: que las mujeres se referencien con el espacio, que consulten, vuelvan a realizar el seguimiento y, además como suele suceder con los recursos de anclaje territorial que se difundan de boca en boca y que muchas mujeres se enteren qué hay un lugar, cerca de su casa que donde entregaban métodos anticonceptivos, gratuitos, sin turno previo y donde había asesorías en temas de salud sexual. Esto es un logro cuando se trata de hacer cumplir derechos, sobre todo, si se tiene en cuenta que el modelo de atención tradicional de las instituciones de salud, organizado desde la corporación médica, generalmente, deja de lado las condiciones de existencia de las mujeres y las percepciones subjetivas sobre su sexualidad.

¿Desde dónde van a responder al derecho de acceder a la educación sexual integral? ¿Cómo van a garantizar que quienes se acercaban a los espacios reciban insumos? Nada más se sabe. Lo que queda en evidencia es el profundo desprecio y la falta de interés del estado en continuar programas que garanticen los derechos de todas; y por otro lado, la necesidad de fortalecerse desde el feminismo popular y de derechos humanos para seguir fisurando los micro poderes del machismo e inventando estrategias para que cada una tenga derecho a tener información que nos permita decidir y ser más libres. Entonces, el estado? El estado es responsable. No puede retirarse, No sin costo.

  • Facebook
  • Google Plus