Educación - Opinión

"Cuando analizamos los procesos históricos lo hacemos en su larga duración. En este sentido, tendríamos que empezar a pensar y a ubicar al macrismo como continuidad y profundización de las políticas económicas, sociales, culturales y educativas, iniciadas en la dictadura, y continuadas en los ochentas y noventas".

Otra vez sopa. La “Transformación Educativa” macrista

Texto:


Cuando analizamos los procesos históricos lo hacemos en su larga duración. En este sentido, tendríamos que empezar a pensar y a ubicar al macrismo como continuidad y profundización de las políticas económicas, sociales, culturales y educativas, iniciadas en la dictadura, y continuadas en los ochentas y noventas. Si bien las luchas y movilizaciones populares del 2001 instalaron una profunda crisis de gobernabilidad, y luego los gobiernos kirchneristas de modo contradictorio se despegaron de algunas de las nefastas herencias, la configuración político-social de esta década del siglo XXI, se inscribe en los peores momentos de la historia del siglo XX en Argentina, y hasta podríamos afirmar, de prácticas y sentidos racistas acerca del pueblo, propios del siglo XIX. El gobierno nacional tiene un feroz convencimiento de atacar a los pueblos originarios, que se manifiesta tanto en el intento de aniquilamiento del pueblo mapuche a través de asesinatos y desapariciones, como en el encarcelamiento de Milagro Sala.

También, y en paralelo, como parte de su estrategia de lanzar varios conflictos al mismo tiempo para asfixiarnos, propone un avallasimiento de los derechos de los y las trabajadoras a través de una reforma laboral que arremete contra luchas y conquistas históricas.

Lo mismo está haciendo en y con la educación. Parte fundamental de la constitución del gobierno, pasa por reconfigurar la educación argentina a través de una mezcla de históricas y novedosas formas de reformas educativas. Desde que asumieron hasta este momento, podemos enumerar lo que fueron haciendo y vislumbraremos el horizonte de su accionar político-educativo: atacar y coartar la educación pública.

El gobierno de Macri es enemigo del derecho humano a la educación. Todo lo que en la historia de la educación argentina hemos conquistado en términos de derecho a la educación, este gobierno CEO y ARISTOcrático no lo soporta. Lo ataca y quiere cambiar. La nueva víctima en este sentido, es la formación docente.

El Gobierno de la Ciudad de Buenso Aires, presentó un impresentable “Plan de Transformación Educativa” -mismo nombre que la reforma educativa de los 90- que, entre otras cosas, incluye un proyecto de ley que apunta a convertir los Institutos de Formación Docente en una universidad.

De forma falaz y capciosa, presentan un diagnóstico y argumentos que no tienen sustento, sino que construyen los datos y las información para manipular y legitimar su iniciativa. Del mismo modo y fieles a su cínico estilo, interpelan al “vecino” consultando vía el sitio Web si está de acuerdo con esta reforma. Como les gusta hacer, ignoran a quienes somos los y las protagonistas de la educación, estudiantes, docentes, sindicatos, pedagogas, del proceso de consulta.

Pero amen de la cuestión de las formas inconsultas de participación, lo importante aquí es lo que quieren hacer, que es atentar contra el trabajo docente (cosa que vienen haciendo desde que asumió) y desarmar la estructura de formación, por ahora a nivel regional, pero como ensayo para ampliarlo a escala nacional (de hecho, algo similar está ocurriendo en Jujuy).

Si bien todos y todas las que trabajamos en cualquiera de los niveles de la educación tenemos un sinfín de críticas para hacer, sabemos muy, pero muy bien, que ninguno de los problemas del sistema educativo argentino, el gobierno macrista con sus enfoques elitistas y privatizadores, los va a solucionar. Al contrario, el conjunto de sus políticas educativas apuntan a profundizar aquello que nos cansamos de denunciar.

Nada de lo que viene del “Plan Mestr@”, el “Operativo Aprender” o del “Plan de Tranformación Educativa”, apunta a mejorar la educación para la mayoría de la población. No está en el horizonte de su proyecto político-pedagógico, hacer de la educación pública la mejor educación para el pueblo. Esa es nuestra preocupación. De quienes defendemos y luchamos por el derecho humano a la educación, y no de quienes violan los derechos humanos cotidianamente y como estrategia central de su forma de gobernar.

Cinthia Wanschelbaum. Doctora de la Universidad de Buenos Aires, con orientación en Ciencias de la Educación Licenciada en Ciencias de la Educación Licenciado en Actividad Física y Deporte orientación en Educación Física y Deporte Recreativo Profesor Universitario en Educación Física. Categoría.

  • Facebook
  • Google Plus