Violencia de Género

Este jueves 26 de octubre se realizó una jornada cultural en la ciudad de La Plata para exigir la aparición con vida de Johana Ramallo. La joven platense fue vista por última vez en las inmediaciones de la estación de servicio de calle 1 y 63. Organismos de derechos humanos y colectivos políticos acompañaron a Marta, su madre, en la lucha para que la Justicia Federal avance en la investigación bajo la carátula de trata de personas.

Tres meses sin Johana Ramallo

Texto:


Johana, de 23 años, salió de su casa de La Plata el 26 de julio a las 20 horas pero nunca más volvió. Su familia no baja los brazos y no va claudicar su lucha. Johana vestía un jean negro nevado, campera Reebok y zapatillas blancas Nike.  Ella fue víctima de una red de trata como muchas otras mujeres en todo el país. A 92 días la Justicia Patriarcal, misógina y clasista no da respuestas. Asimismo, el Gobierno Nacional, Provincial y Municipal también siguen ausentes.

Ella es la mayor de siete hermanos. Además de hija es madre de una nena de seis años. La noche anterior a su desaparición había perdido su celular y no tenía su documento de identidad ni su tarjeta de cobro de haberes con ella. Un mes atrás se había separado del padre de su hija y estaba viviendo en la casa de su madre.

Marta, madre de Johana, sabe que no está sola y quedó demostrado ayer en la Plaza San Martín de la Capital de la Provincia de Buenos Aires. La jornada cultural de multitudinaria asistencia tuvo un objetivo claro, exigir a los secuestradores que la devuelvan. Marta estuvo acompañada por familiares, amigos, organizaciones feministas, de derechos humanos, sindicatos, movimientos sociales y partidos políticos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En diálogo con Revista Hamartia, Marta Ramallo, mostró su fortaleza y aseguró “hace tres meses que estamos buscando a mi hija Johana. Hace tres meses que estamos sumando gente que se compromete en su búsqueda. No tenemos respuestas del Estado y ellos son responsables. Nuestras hijas no están perdidas sino que están siendo desaparecidas para ser prostituidas. No nos dejemos engañar”.

La jornada cultural contó con lectura de poesía, cuentos, serigrafía, y la música de Leguereale, Tototomás, Superpiba, Conventillo Nacional y La Gran Puta. Durante la actividad, familiares y amigos expresaron su desidia frente a la Justicia, la Policía bonaerense e institucional estatales que siguen haciendo oídos sordos frente al reclamo por Johana.

“Hay muchas chicas en la misma situación y es el Estado quien tiene que ponerse en campaña para salvarlas. No recibí ningún llamado del gobierno, ni ninguna ayuda. Siento que me arrancaron a Johana de los brazos y exijo a los jueces, fiscales y al Estado que me la busquen y me la devuelvan con vida como se la llevaron”, agregó Marta.

Marta Ramallo, que hace unas semanas sufrió la voladura de las chapas de su casa durante un temporal, afirmó que no recibió ningún llamado del intendente Julio Garro y pidió “que deje de llenarse la boca porque él jamás, jamás, en estos tres meses, tuvo un mínimo respeto de llamarme. Y a la señora gobernadora María Eugenia Vidal, le pedí una entrevista para que me escuche y se sume a mi lucha y ella me lo negó a los siete días de la búsqueda”.

Desde los inicios de la investigación el reclamo de la familia fue el cambio de carátula de la causa de “averiguación de paradero” a “desaparición de personas”, dando cuenta así de que Johana no se fue por propia voluntad. Hoy la causa se encuentra en los tribunales federales, que ya están trabajando sobre el expediente. Este gran logro fue el resultado de la lucha organizada y de saber que no existen imposibles.

En la justicia hay dos causas. La primera, que se inició por averiguación de paradero, está a cargo de la fiscal Betina Lacki y continúa sin avanzar. La segunda, se inició a raíz de la denuncia presentada por trata de personas y está radicada en la Secretaría Nº2 del Juzgado Federal Nº1 de La Plata, a cargo de Ernesto Kreplak, titular del Juzgado Federal Nº3, y el fiscal que lleva la investigación es Hernán Schapiro, con la colaboración de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex).

Hace unos días surgió un dato clave ya que se confirmó que el video donde se la ve a Johana Ramallo dura más de 10 minutos. Anteriormente la DDI sólo había mostrado pocos segundos de la filmación. En este sentido, la familia junto a las abogadas sospechan de la DDI de la Policía Bonaerense, las comisarías 9º de La Plata y de Villa Ponzati de Berisso.

La trata de personas con fines de explotación sexual y la prostitución forman parte de un continuum de violencias que tiene sus raíces en las desigualdades estructurales de género, la feminización de la pobreza, el racismo sexualizado, la demanda de mujeres para el mercado prostituyente, la compra-venta del cuerpo de las mujeres, jóvenes y niñas como objetos sexuales, la falta de fuerza de las leyes, las falsas creencias de profesionales de la justicia, y de los intereses económicos creados por la industria del sexo, que moviliza capitales de tal magnitud que pueden superar el PBI de un país. Lejos de ser improvisadas, estas redes tienen un claro y sólido esquema de funcionamiento que les permite operar con total impunidad, garantizada por el entramado corrupto con las instituciones policiales, judiciales y políticas a nivel local, provincial nacional e internacional. El grito une y reclama “desmantelamiento de las redes de trata, basta de proxenetismo, el Estado es responsable”.

Sobre su paradero, para cualquier dato o información, se puede llamar a la línea gratuita 145 o al (221)15-6188006. También hay una página en Facebook @Buscamos a Johana Ramallo, que tiene más de 6.000 seguidores.

  • Facebook
  • Google Plus