¿Dónde está Santiago Maldonado?

"Lo que el viernes a la noche se veía como una gran operación orquestada desde el edificio de 25 Mayo esquina Rivadavia, y por los canales amarillos de la desinformación oficial, quedó sellado el sábado en las tapas de Clarín y La Nación".

Cortoplacistas

Texto:
Fotografia: Estanislao Santos


Desde esa mañana del viernes, y lo hicimos público en nuestro programa de radio No Nos Queda Otra por Radio Rebelde, sabíamos que la marcha iba a hacer masiva y por ese motivo también sabíamos que el gobierno iba a poner al “servicio” de romperla, alguna estrategia ya remanida y usada de la infiltración y el agite de los “nadies”.

Unos grupúsculos llegaron sobre el final para ponerle color fuego al legítimo reclamo de aparición con vida de Santiago Maldonado y en vivo mostrarlo a través de sus medios televisivos, imponiendo su relato violento a las tapas del sábado, una tapadera perfecta a la verdadera imagen, a la de la Plaza de Mayo y sus alrededores colmados y enarbolando carteles de Santiago, pero también y como segunda voz el pedido de renuncia de Patricia Bullrich, por su “inacción”, la cual a esta altura de la circunstancias, es complicidad.

Sólo falta saber por dónde se va a cortar ese silencio ensordecedor y se derrumbe el relato falaz, que hoy protege a los responsables de la desaparición forzada de Santiago Maldonado.

Lo que el viernes a la noche se veía como una gran operación orquestada desde el edificio de 25 Mayo esquina Rivadavia, y por los canales amarillos de la desinformación oficial, quedó sellado el sábado en las tapas de Clarín y La Nación, la verdadera foto de la Plaza de Mayo, insostenible para el gobierno, sufrió el esperado enroque y dejó paso a la de los “disturbios” y la quema de contenedores de basura. Nada podía dejar más claro el escenario montado, el clavo al ataúd sin ningún tipo de vergüenza, solo los inocentes que a esta altura ya se queman en el infierno podrían creerse ese relato, inclusive comer el lamento de los relatores tenetistas por las paredes del Cabildo escritas, obviedades a la derecha por favor.

Lo importante de toda la vorágine que nos imponen desde una agenda que lamentablemente manejan ellos, es que el caso de la desaparición forzada de Santiago Maldonado, es un hecho que tiene una gravedad institucional que el propio elenco amarillo gobernante no dimensionó y hoy empieza a ser un emblema de resistencia y ofensiva, de la misma manera que fueron los DDHH la piedra basal y de despegue contra la dictadura cívico militar.

Todo ese andamiaje de operación de servicios es un recurso cortoplacista que no puede trasvasar apenas la tapa de los diarios del domingo, mientras que el reclamo, unánime, mundial, cada vez mas potente de aparición con vida de Santiago Maldonado, empieza a actuar perforando y resquebrajando la coraza blindada amarilla.

  • Facebook
  • Google Plus