"Fui" de César Brie

Fui es una obra que juega con el tiempo desde el presente continuo de la representación, aprovechando al máximo la posibilidad que le otorga la escena a sus habitantes de ser dos a la vez. Estamos siempre en el intersticio de dos dimensiones; la memoria y el presente, lo concreto y lo imaginario, lo que es y lo que está.

Decir fui para manifestar qué soy

Texto:


 

fui1


“Fui” de César Brie

Primero una anécdota: En la función a la que asistimos hubo un apagón inesperado. Pese a su experiencia como actor, Brie no continúa, se disculpa y espere a que el fallo se solucione para retomar. En el momento puede parecer extraño no haberlo incorporado (fue un breve apagón), ya que el no hacerlo evidencia el error. Sin embargo, al final entendemos que incorporar el apagón hubiera sido un error más grande y que Brie no sólo entiende la lógica de la escena sino que la lleva al límite. El sentido de esta pieza ocurre (de manera inusualmente exacerbada) en el vínculo del actor con el público. Un instante en que el lazo con la audiencia se rompa y el sentido de la representación también. “Ustedes fueron” nos dice al inicio. Al final aclarará cómo fuimos sin haber sido.

Fui es una obra que juega con el tiempo desde el presente continuo de la representación, aprovechando al máximo la posibilidad que le otorga la escena a sus habitantes de ser dos a la vez. Estamos siempre en el intersticio de dos dimensiones; la memoria y el presente, lo concreto y lo imaginario, lo que es y lo que está. Esta última dualidad es fundamental para la lógica escénica que Brie propone, cargada de objetos que se resignifican en su relación con la acción y el actor. Así, un saco se vuelve la ausencia de un padre, un hombre que mira, un abrazo… Brie entiende que la representación es sólo un mecanismo para encontrar la metáfora.

Heráclito asemeja el tiempo a un niño que juega, acaso por su aleatorio devenir impredecible, pero quizás también por su lógica inefable. Fui conjuga perfectamente esta problemática, dejando claro que lo que fue sigue siendo y que lo que es, también era. El tiempo puede tener formas inesperadas de citarse a sí mismo. En un momento el hombre que nos narra su historia sintetiza el parecido entre los ojos de su padre y los de su hija diciendo: “En la cuna miro los ojos que miraba desde la cuna”. Con esta hermosa elipsis Brie sintetiza contundentemente la dualidad misteriosa en la relación cíclica entre pasado-presente.

Esta síntesis poética es uno de los principales goces que la obra ofrece. César Brie trabaja una dirección lúcida, orgánica y preocupada porque la escena potencie su temporalidad, dejando que hable desde un presente continuo en donde cada metáfora es una revelación que se abre para profundizar lo que allí ocurre. Los recursos líricos de Fui son siempre dinámicos, nunca tienen una función embellecedora y buscan siempre generar una lógica dialéctica con el público en donde lo que el actor hace, modifica y problematiza lo que creíamos estar viendo. Es así como un anecdotario aparentemente personal encuentra instantes potentes que apelan a una sensibilidad más universal, convirtiendo la obra no en un bio-drama, sino en un testimonio conmovedor sobre las relaciones que nos conforman. ¿Quién no sufrió una despedida, o tener que echar tierra sobre un ser querido, o la distancia amarga de no poder volver?

Si bien la capacidad del teatro de recomponer significados de la acción para que los dispositivos escénicos vayan transformándose, y la posibilidad de hablar de problemas universales (o de común empatía) desde la especificidad de lo particular-personal son estrategias conocidas en el arte teatral, hay que decir dos cosas: la primera, que la maestría que Brie maneja sobre dichos dispositivos en esta obra es virtuosa y difícil de encontrar, y la segunda, que no es allí donde reside el mayor logro de la obra.

Fui no sólo va transformando la escena mediante la acción, sino que de manera velada va transformando al público que por momentos irá deviniendo en diferentes interlocutores. El actor establece relaciones con objetos que primero son manifiesto de una ausencia y luego se vuelven receptáculos de personajes que nunca estarán allí, pero que es como si siempre hubieran estado, cargando de significado emotivo el espacio y nuestra relación con la pieza.

Sin saberlo hemos sido el padre, la madre, la abuela, el hijo y el niño callado que observa como un objeto abandonado. Porque cuando el teatro transporta no es “como si” hubiéramos estado, efectivamente estamos. Al final, en un abrir y cerrar de ojos, sabremos que ya habíamos sido parte de esa historia que había ocurrido antes de nosotros, y que Fui no es sólo un recuerdo, sino un reencuentro.

fui3

FICHA TÉCNICO ARTÍSTICA
Texto: César Brie
Intérpretes: César Brie
Vestuario: Giancarlo Gentilucci
Escenografía: Giancarlo Gentilucci
Diseño de luces: Daniela Vespa
Música: Pablo Brie
Fotografía: Paolo Porto
Asistencia de dirección: Marco Rizzo
Producción: Arti E Spettacolo, Banfield Teatro Ensemble, César Brie, Larisa Rivarola Szabason Dirección: César Brie

INFORMACIÓN
Lugar: Santos4040
Santos Dumont 4040
Capital Federal – Buenos Aires – Argentina
Web: https://www.facebook.com/santos4040
Entrada: $ 250,00 / $ 180,00 – Domingo – 20:30 hs – Hasta el 04/06/2017 y Del 18/06/2017 al 15/10/2017

  • Facebook
  • Google Plus