Opresión y presos políticos en Brasil y América Latina

El análisis del proceso de derechización de América Latina desde la mirada del PT y el MST brasilero.

“Buscan reprimir a los movimientos populares”

Texto:


América Latina transita un camino de derechización de la política y de retrocesos sociales significativos. La implementación de políticas neoliberales sólo funciona cuando se consolida la opresión del pueblo y se proscribe a los líderes populares: reprimir, encarcelar e invisibilizar. En la República hermana de Brasil, entrevistamos a Reimont Otoni, legislador del Partido dos Trabalhadores, y a Joaquim Piñero del Movimento dos Trabalhadores Rurais Sem Terra (MST) y del Frente Brasil Popular. Las estrategias de la derecha en el continente son similares y la lucha por la liberación de Milagro Sala y los presos políticos es una causa internacional.


Nuestro continente sufre a diario el embate neoliberal que con furia y saña quiere recuperar los casilleros perdidos. Es imprescindible observar la realidad regional para dimensionar el momento histórico que atraviesa el planeta y en particular América Latina. El nuevo proyecto establecido en el continente se basa en políticas de ajuste, punitivas y de represión.

La realidad de Brasil es un espejo para nuestro país. Tanto allá como acá el sistema democrático ha entrado en crisis durante el año pasado. Los nuevos gobiernos de Mauricio Macri y Michel Temer proponen achicamiento del Estado a la par de la persecución de todo líder popular. Mientras en Brasil un puñado de políticos inescrupulosos le quitó la presidencia a Dilma Rousseff, en Argentina le crean causas insostenibles a Cristina Fernández de Kirchner. En nuestro país vecino persiguen a los militantes populares del Movimento dos Trabalhadores Rurais Sem Terra (MST) y aquí ponen tras las rejas a Milagro Sala de la Tupac Amaru por otorgarle dignidad al pueblo jujeño. La oligarquía recuperó las riendas tanto de Brasil como de Argentina.

Testimonios sobre una región en llamas

Joaquim Piñero es miembro de la Coordinación Nacional del MST y del Frente Brasil Popular. Piñero enfatiza que “solamente con lucha venceremos a las fuerzas conservadoras de nuestra sociedad y al golpe. La represión por parte del gobierno es muy violenta y especialmente ahora en contra del MST”. Un caso reciente es el de la invasión policial a la Escuela Nacional Florestan Fernandes en São Paulo, que ocurrió sin orden judicial en noviembre de 2016. La escuela es un espacio de formación política de los trabajadores rurales del MST. La invasión ilegal fue la forma en que las fuerzas de seguridad intervinieron en un conflicto entre agricultores y una empresa maderera. “Buscan reprimir a los movimientos populares, pero nuestra única salida es manifestarnos en la calle ante el atropello de este nuevo gobierno”.

Si bien en Argentina la derecha triunfó a través del voto popular, los proyectos políticos regionales apuntan a un mismo objetivo: la restauración neoliberal. Hoy el escenario es la clausura de los derechos conseguidos por las mayorías. “El golpe en Brasil fue ejecutado para la implantación del neoliberalismo. Sea por el voto o por golpes, la derecha está poco a poco retomando su posiciones”, afirmó Piñero. Las élites políticas, el empresariado, y los grandes grupos económicos llegaron a las arcas del Estado apadrinados por los medios hegemónicos de difusión. Joaquim Piñero agrega: “Los movimientos populares denunciamos el golpe y seguiremos ocupando la calle. La movilización es el camino. Debemos construir unidad entre los movimientos populares del campo y ciudad, juventud, estudiantes, centrales sindicales, partidos progresistas y sectores demócratas de nuestra sociedad que están en contra el golpe”.

Reimont Otoni, Legislador del Río de Janeiro por PT 2_Easy-Resize.com

Milagro Sala, un reclamo internacional

“Es imprescindible la inmediata liberación de Milagro Sala”, enfatizó Reimont Otoni, legislador de Río de Janeiro por el Partido dos Trabalhadores (PT). “Denunciamos la arbitrariedad de las detenciones a activistas sociales. Milagro es acusada por defender a las poblaciones más pobres, por luchar por el derecho a la vivienda y por manifestarse en contra del régimen de Mauricio Macri y Gerardo Morales. En Argentina se profundiza un gran retroceso, hace años que no percibíamos un accionar similar, volvimos a los tiempos oscuros de la dictadura militar. Milagro es la primera presa política del nuevo gobierno”.

En el Brasil de Michel Temer también hay presos políticos y se criminaliza a los movimientos sociales. “Hoy América Latina sangra por la herida y por la pérdida de derechos sociales. Los que amamos la democracia y somos militantes de los derechos humanos respaldamos esta causa. La lucha de Milagro no sólo es argentina sino que pertenece al pueblo de Latinoamérica”, expresó Reimont.

Otro caso concreto de persecución —en este caso en Chile— es el de Francisca Linconao, líder religiosa mapuche procesada y en prisión preventiva desde hace nueve meses por el doble asesinato de un matrimonio de empresarios agricultores que ocurrió en 2013. La Machi, así le dicen por su condición de chamán, sufrió un encierro injusto e intenta sortear la culpabilidad de crímenes no cometidos y, aún peor, injustificables.

La homogeneidad de las realidades en el continente es de temer, y no por un juego de palabras. Las individualidades que lograron personificar las luchas colectivas son puestas en jaque. Tal como dijo Cristina Fernández de Kirchner, el gran desafío es organizarnos y militar para volver a construir una gran mayoría. En su visita a Argentina en diciembre de 2016, Dilma Rousseff señaló: “Presidentes como Lula o Cristina que se atrevieron a generar redistribución de la riqueza son vistos como enemigos por la oligarquía neoliberal. Y a los enemigos se los destruye. El gobierno de Mauricio Macri tiene una característica: propone un Estado mínimo, la desregulación, radicaliza el neoliberalismo que fue implantado antes del período Kirchner. Creo que aquí va a crecer la desigualdad, la pérdida de derechos, lo que es muy grave y muy similar a lo que ocurre en Brasil”.

Para socavar las condiciones materiales de los gobiernos populares del continente, la derecha cuenta con la ayuda incondicional de los medios masivos de difusión y del Poder Judicial. Así, se construye un nuevo relato que busca increpar a los gobiernos populares como los grandes culpables de las crisis, crisis que fueron generadas por los poderes fácticos para reconquistar sus beneficios. El objetivo primordial de la derecha es crear y fortalecer un discurso dominante que convenza a las mayorías mediante el odio y la mentira.

Joaquín Piñero, dirigente del Movimiento Sin Tierra de Brasil 1_Easy-Resize.com

Somos el futuro

“Les pido que cuiden y defiendan nuestra patria, ya que estamos siendo testigos de cómo están destruyendo todo lo que se avanzó en 12 años. Es muy importante la militancia de los jóvenes ya que son el futuro de nuestra querida Argentina. No dejemos que nos quiten la dignidad y la alegría que heredamos de Néstor y de Cristina.”

Milagro Sala, carta a los jóvenes, 9/01/2017

  • Facebook
  • Google Plus