Entrevista a Pablo Ariel Ramborger

El artista radicado en ciudad de La Plata se dedica a retratar a personas en las esperas de los espacios públicos

No corras más, tu tiempo es hoy

Texto:


En un mundo vertiginoso, donde todo es inmediato y la espera parece eterna, aparecen personas que de pronto y que, casi por arte de magia, se detienen a observar las pequeñas cosas que no apreciamos por vivir tan acelerados: Pablo Ariel Ramborger  es una de ellas.

Este maravilloso artista, se encuentra radicado en la ciudad de La Plata y decidió, un día de 2014, comenzar a detenerse en las pequeñeces de la vida cotidiana y  no en cualquier pequeñez. Pablo se detuvo a observar la espera, ¿Qué espera? la de todos los días, la que alguna vez pasamos o tuvimos, la espera pública.

En su vidriado taller hacia la calle 70, Pablo se encuentra rodeado de personas. Sí, de personas que parecen reales pero que en realidad, se encuentran retratadas en cartones o telas de tamaño –casi- real. La claridad con la que están dibujadas transmite algo. Las miradas, las poses, los gestos, son increíbles.

“La espera es algo transversal. Lo que tiene la espera es que empecé a ver  muchos signos que van mucho más allá de la palabra; miradas, suspiros, roces. A partir de eso dije “creo que acá hay algo interesante”, sin saber lo que era en sí. Una de las cosas que tiene el arte es eso de observar, marcar, señalar. Trato de transmitir o poner en un contexto todo eso que a mí me pasa cuando estoy ahí, en el medio de esa gente, donde respiro, siento”, cuenta con entusiasmo Pablo. Y es que cuando habla de su trabajo se le ilumina la cara. Aparecen pequeñas muecas de satisfacción en su rostro cuando habla de sus creaciones.

Ramborger llegó a la ciudad de La Plata entre otros destinos que recorrió: Bahía Blanca, México, Buenos Aires. Oriundo de Puán, una localidad del sur de la provincia de Buenos Aires, se sorprende con una de las preguntas: ¿por qué le llamó tanto la atención  la espera de lo público, del transporte, siendo que en el interior no hay – y si los hay son muy pocos – transportes públicos?

“En Puán la espera es una excusa para conversar. Mientras esperas, hablas, porque nos conocemos todos. Yo podría hacer la espera allá, pero es otra espera”. Afirma el artista.

002

 

¿Qué es la espera? ¿De qué se trata?

“La espera, en general, se basa en dos etapas: la más importante es la exterior. Salir, analizar, marcar, buscar información. Es in situ: los dibujos son in situ. Después vengo acá, a un refugio, a una búsqueda más introvertida. Por eso le dedico más tiempo a la pintura” y agrega “Lo que quiero generar en cada obra es algo que no viene solo de mí. Yo soy un puente. Obviamente que algo pasa en mí, que lo genero y que pasa a ser otra cosa. Pero la base está en lo de afuera”.

Lo más maravillo es que las personas atraviesan la obra. Pablo cuelga sus retratos  en A5, de 21cm por 14cm hechos con una lapicera y un carbón y hace dos copias. Una, que se la queda él y otra que regala en las paradas luego de retratar a las personas. Pero esto no queda allí estático y olvidado: “La gente atraviesa la obra, literalmente. En las paradas, algunos pasan los caños para sentarse, esquivan. Todos los que participan, son parte de la obra. El que está dibujado, el que no está por ausencia, el que está presente físicamente. Se genera como un mundillo”, confiesa el artista.

“La satisfacción llega cuando hay una devolución de tu obra, pero quien lo hace es la persona que se siente afectada. Me siento así porque creo que, no tiene intermediarios entre el espectador y yo, es directo; me quedo con una copia y otra se los regalo. Entonces genero una interacción, que para mí es impagable. Me han rechazado, pero como les dejo alguna forma de contacto, tuve varias respuestas diciendo que les cambiaron el día o 003que muy buena la movida”.

 

Vivimos en una era donde el minuto a minuto nos atraviesa y la privatización acecha comiéndonos los talones – por suerte- siguen existiendo personas, artistas como Pablo Ramborger que nos dan un respiro y nos muestran las maravillas de lo público, de la sencillez, de las pequeñas cosas.

 

 

 

 

 

 

  • Facebook
  • Google Plus