"Ojo con los que dicen:´Soy el candidato del Papa´. De Julián (Domínguez) para abajo, todos esos no lo son"

"El 90% de la seguridad pasa porque haya presencia del Estado y contención."

Cura Molina: “Reivindico al Papa porque hace política”

Texto:


El Padre Juan Carlos Molina ejerce el sacerdocio teniendo presente que la patria es el otro. En el año 2003 fundó Valdocco, una fundación que hoy tiene cuatro hogares: un centro de rehabilitación de adicciones llamado Puerto Bermejo, un hogar en el Impenetrable Chaqueño donde asisten a pibes y pibas de la comunidad wichi, otro hogar en Cañadón Seco (Santa Cruz) para niños y adolescentes y un hogar de huérfanos en Haití. Estos hogares se sustentan gracias a la ayuda estatal. En 2013, el Padre Molina fue designado por Cristina Fernández de Kirchner como titular de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (SEDRONAR). Ejerció como titular del SEDRONAR hasta el 2015. Hoy viaja frecuentemente al Vaticano para encontrarse con el Papa, con quien dice hablar por teléfono una vez por semana. Los sábados de 9 a 12 hs conduce el programa “Rompiendo moldes” en AM 740 Radio Rebelde. Sus sermones están plagados de lenguaje popular, al alcance de todos, y como cura eligió dar una mano a los demás bajo el lema “En el nombre de Jesús”. El Padre Molina nos recibió en las oficinas de la fundación Valdocco en el centro porteño, en bermudas y camisa. Una vez que el agua para el mate estuvo lista, se dispuso a responder “cualquier pregunta” que le hiciéramos.


Un cura popular

 ¿Por qué elegiste el sacerdocio?

De chiquito siempre dije que iba a ser cura, desde que tomé la primera comunión a los 9 años. Es como enamorarse, hay una flechazo y a partir de ahí empezás a construir una relación. Entré al seminario para trabajar con los pibes, para trabajar en los colegios, para ser un salesiano. Terminé teniendo una fundación para ayudar a pibes con problemas de adicciones y metiéndome en política como cura. Hoy no podría ser otra cosa.

¿Cuál debiera ser la ética de un cura en el contexto socio-histórico que vivimos hoy?

Cuando nos hacemos curas, elegimos una frase, nos ponemos un lema. El mío es “En el nombre de Jesús”. Jesús ya había resucitado y había desaparecido en medio de la comunidad. Pedro y Juan, que eran los seguidores de Jesús, estaban en la plaza y un mendigo les pide una limosna. Uno de ellos le responde: “No tengo ni oro ni plata, pero todo lo que tengo te lo doy en el nombre de Jesús. Levántate y camina”. Y el mendigo salió corriendo de alegría. Ese es un poco el sentido de mi sacerdocio. Dar una mano, desde lo que soy, desde lo que tengo, en el nombre de Jesús, que el otro pueda caminar, que el otro pueda ser feliz.

Aquello de la patria es el otro.

Exactamente. Por eso me metí en política como cura, encaré lo de la SEDRONAR. Yo venía trabajando como una pata del Estado. A la fundación siempre la consideré así, donde el Estado no llega, llegamos nosotros como parte del Estado, por eso también le exijo al Estado que nos ayude económicamente. Cuando entré en la SEDRONAR hice eso, pensar en cómo se le da una mano al que ya está trabajando por el otro para que pueda seguir haciéndolo, sobre todo aquel sufriente que tiene problemas de adicciones. Pero fundamentalmente es eso, sí: la patria es el otro. Es sumamente evangélico. Cristina lo sacó de ahí, de alguna frase que escuchó.

¿Cuánto creés que aporta a la seguridad ciudadana el trabajo con los pibes, el ir a los barrios, brindar una contención?

Un 90%, el resto son las fuerzas de seguridad. Hay zonas liberadas en todos los aspectos, no solamente en lo policial, zonas liberadas porque el Estado no está presente. Que no haya contención, que no haya asistencia, que no haya acompañamiento, que no haya una buena calidad educativa, que no tengas centros para los pibes, para las madres, que no haya apoyo psicológico, ¡que no haya laburo! Que esté la zona liberada para que exista el negocio. Están liberadas las zonas porque la corrupción está adentro, la policía está entongada. El 90% de la seguridad pasa porque haya presencia del Estado y contención. ¿Hace cuánto tendrían que haber urbanizado las villas? ¿Por qué no lo hacen? Se cuadriplicó la venta de drogas. ¡No quieren que les saquen el negocio!

 Y ahora se discute bajar la edad de imputabilidad…

Un pibe de 15, 16 años es todavía un niño. ¿Y qué vas a hacer con ese nene? ¿A dónde lo mandás? ¿Sabés lo que crías a partir de eso? Un monstruo. Porque sale peor, de donde sale, sale peor. Y te lo digo porque trabajo con pibes presos.

Hace rato que el sistema penitenciario es una academia para perfeccionar la perversión.

Y no te queda otra. O te defendés o te defendés. Los pibes que pasaron por el Instituto de Menores…, ¡han sobrevivido al Instituto de Menores! Porque te cagan a palos, porque te roban la comida… Te tenés que cuidar de todo. ¡Tenés que cuidarte de que no te cojan! Mirá lo que estamos hablando. Vivís a los palos ahí adentro. Todo el sistema es perverso. Vengo de un encuentro con el Papa Francisco por el tema drogas. Hicieron un debate en el Vaticano, fue más o menos como volver a Trento, faltaba que hablemos de Galileo Galilei. Pero cuando Francisco dio su discurso dijo cosas totalmente contrarias a lo que se había hablado en el debate. Planteó que la asistencia a los pibes con problemas de adicciones es responsabilidad del Estado. Así clarito lo dijo. Porque es un negocio producir la droga, venderla y también curar al pibe con problemas de drogas.

Hay que estar atento para no regalarle conflictos a la derecha, como pasa con el tema de la seguridad.

Se los estamos regalando porque nos ganó el miedo. Y ahora me parece que la gente se empieza a dar cuenta que de no pasa por ahí la cosa. Gran parte del narcotráfico y gran parte de los problemas que tenemos de seguridad es por la misma seguridad. ¿Por qué no agarran a los grandes? Te voy a contar un programa que hicimos en la SEDRONAR, que después lo tiraron abajo. Se llamaba programa “PAIS”, Programa de inclusión a la terapia socio-laboral. Les pagábamos a los pibes 4 lucas por estar todo el día estudiando y trabajando. ¿De dónde sacamos que había que pagarle 4 mil? Hicimos un estudio de mercado casero con los pibes del conurbano y llegamos a la conclusión de que un pibe que vende drogas, estos dealer pequeños, se quedaba en aquella época con 20 lucas en el bolsillo. Entre lo que tenía que darle al comisario, al del barrio, más al que le vendía la droga, más lo que consumía él, le quedaban 4 lucas en el bolsillo, el resto era para repartir. ¿De dónde sacamos el esquema de terapia laboral? De las madres que decían “Denle trabajo. Si no tiene trabajo está todo el día al pedo, se junta en la esquina, chupa, se droga, sale a robar para drogarse”. La presencia del Estado empodera, hay que poner guita, hay que poner ganas, hay que poner gente. A un Estado que echa un millón de personas no le sirve contener.

 DSC00680

Deconstruyendo la familia

¿Qué postura tenés sobre el aborto?

Promuevo mucho el debate del aborto, pero no estoy a favor del aborto, estoy a favor de la vida, creo en la defensa del más débil, que en este caso es el no nacido. ¿Por qué promuevo el debate? Primero porque nos merecemos hablar bien de este tema. Somos concientes de que hay abortos clandestinos, de que hay mujeres que mueren, de que las que mueren son pobres, que es todo un negocio. Entonces miro la experiencia de Uruguay donde disminuyó terriblemente el aborto a partir de crear conciencia y de darle una espacio a la persona que viene a hablar de que quiere abortar, darle herramientas.

¿Y en el caso de una mujer violada?

Yo entiendo el dolor de una mujer violada pero es posible armar un dispositivo para que a esa mujer la puedas contener, la puedas apoyar, subsidiar, puedas acompañar su embarazo, con hospital, con médico, con psicólogos, con Estado.

Pero, ¿cómo hacés para sobrellevar un embarazo si es el la herida abierta de un hecho traumático como una violación?

También te tenés que bancar una herida con el aborto, yo he escuchado mujeres pobres que abortan… Esa herida, el sentir que desde tus entrañas te quitaron algo. Esas mujeres empiezan todo un camino de apoyo psicolǵico, espiritual. Lo mismo nos pasó en SEDRONAR que no tenía atención a la familia, no tenía terapia familiar. Empezamos a armar los consultorios para las familias y pasamos de la familia a los vínculos que realmente existen. Porque te dicen “Hay que llamar a la familia” y a la madre no la ve hace 20 años, el padre es borracho. ¿Entonces para qué vas a llamar a la familia?, ¿esa es la familia? Busquen a alguien del entorno, lo trajo la novia, llamen a la novia. Si el entorno es el perro, aprendamos a ladrar. Y así tuvimos bandas de música en SEDRONAR, con la banda entera haciendo terapia para bancar al compañero que tenía problemas con las drogas. Lo mismo digo con el tema del aborto y con el tema de la pedofilia, hay que acompañar mucho a la víctima.

Me imagino que debe ser difícil desde la iglesia deconstruir la idea de familia.

Ya no. Vos tenés lo que dice en los papeles y la realidad. Esto lo hablé mucho con Francisco, lo hablé desde otros ámbitos. ¿Por qué los curas que se casaron no pueden administrar? Francisco me decía “Las transformaciones tienen que ser de abajo para arriba, yo no puedo hacer un decreto diciendo que todos los curas se casen, o que todos los curas que se casaron puedan cumplir tal función… Porque no sirve, me matan, porque me van a poner un veneno en el té”. Cuando antes vos tenías 10 mil requisitos para bautizar, este Papa Francisco, cuando era Bergoglio, se puso abajo de un puente en la peregrinación de Luján con una palangana, bautizaba y los anotaba ahí. Las transformaciones tienen que venir de abajo para arriba, con el tema de la pedofilia también. Benedicto se encontró con este quilombo, lo ocultó como un montón de obispos, se está comiendo juicios, porque por la plata baila el mono. Cuando la iglesia tiene que desembolsar, empieza a mirar para otro lado. El otro día que estuve con Francisco y le conté que en la diócesis nuestra de Río Gallegos tenemos dos casos de curas acusados de abuso sexual. Se puso como loco y preguntó qué hizo el obispo. Bueno, los puso a disposición de la Justicia, prácticamente se puso el obispo a disposición de la Justicia, sacó un comunicado de prensa y además empezó un proceso canónico, es decir, un juicio interno de la iglesia. Listo, eso es lo que había que hacer. Que es lo que no hicieron con el cura de Mendoza, lo ocultaron y terminó violando 30 pibes más. Ojo, el tema del abuso de menores no es propiedad exclusiva de la Iglesia. Pasa en las mejores familias. Ahora se empieza a hablar bien del tema con claridad y con propiedad. Tenemos que seguir profundizándolo, sobre todo las instituciones que laburamos con niños y adolescentes. Hay que hacer todo un proceso de acompañar a la persona que ha sido abusada, en su cultura, en su contexto, en su lugar. Proteger a las víctimas es responsabilidad del Estado.

¿Cómo se dio el debate del matriomonio igualitario en la Iglesia?

Imaginate que fui el único cura que estaba cuando Cristina toda vestida de rosa promulgó el matrimonio igualitario. Estoy absolutamente a favor. He acompañado y bendecido matrimonios gays y lo seguiré haciendo porque el amor es bendecible. El mundo gay siempre ha tenido este karma y lo he escuchado mucho en la confesión. Del dolor de la discriminación, de que me echan, de que no sirve. Entonces cuando todo es oculto, cuando todo es oscuro, cuando todo se tapa, entra la promiscuidad. La promiscuidad necesita del secreto, aparte del dolor. Con el matrimonio igualitario desde el Estado tenés la herramienta para decir “Sé libre, sé feliz, dejate de romper las pelotas, tenés derecho, metele para adelante”. Andá a decirle a un wichi que es puto, se muere, y tenemos un montón de wichis homosexuales. Y empezamos a hacer el camino, hay uno que se liberó ahora y tiene una felicidad… Ese wichi logró decir que le gustaban los hombres, se sintió libre de decirlo en la fundación. Y ahora se lo tiene que decir a la comunidad y tenemos que preparar a la comunidad para que no lo discrimine. Hasta hace un año atrás era impensable que un wichi pudiese iniciar una relación homosexual.

MOLINA 2

El Papa Francisco

¿Eras anti Bergoglio?

No me gustó lo que dijo en la misa de Néstor, me pareció un hipócrita y se lo dije y lo dije públicamente. ¿Y cuándo empiezo a reivindicarlo? Cuando me doy cuenta cómo va manejando el poder del Vaticano, cuando recibe a Cristina, cuando empiezo a entender que es un peronista kirchnerista. Bergoglio es Bergoglio. Yo no soy Verbitsky, no tengo su postura. El Papa es un tipo que a mí me recibe sin conocerme, con quien hablamos una vez por semana, le pregunto cosas y le cuento que andamos atrás de lo de Milago. Cuando vos tenés este Episcopado acá, a mí no me queda otra que reivindicarlo. El tipo se pone a jugar fuerte en Venezuela para que no lo destituyan a Maduro, yo no puedo no ponerme del lado de Francisco.

Son gestos que te cierran la boca.

Yo se lo digo: nos cagaste. Pero, ¿sabés a quién cagó por sobre todas las cosas? A la Iglesia. Me respeta. Me quiere. Y hoy no le encuentro cosas criticables. Porque también entiendo los pasos que va dando. Fui uno de los primeros en asombrarse de que este tipo sea Papa. Me quería matar, pensé que íbamos a tener al caracúlico de Buenos Aires. El tipo hace política. Desde ahí lo reivindico.

¿Y él no le baja línea al Episcopado?

No le baja línea, pero hace hablar al Episcopado por él. Cuando el Episcopado lo silenció, el Papa le escribió dos cartas a Arancedo hablando de la pobreza. Acá tienen la obligación de hacerlas públicas, porque si no las hace públicas Francisco. Y a partir de ahí habla de la pobreza y lo mata al gobierno. Aprovechemos que tenemos al Papa, parece una boludez pero no es ninguna boludez. Y desconfiemos de cualquiera que diga que es el candidato del Papa. El día que el Papa tenga un candidato va a hacer un gesto, él va hacer el gesto. Los candidatos que dicen “Soy el candidato del Papa”, que andan de Julián (Domínguez) para abajo, todos esos no lo son.

¿Cómo conviven en la Iglesia argentina desde el Episcopado hasta el Padre Paco, que acompañó la huelga de hambre de Milagro Sala?

Soy amigo del Padre Paco, el gallego es inteligente. Jugarse en política como se juega Paco, como me pude haber jugado yo en su momento o como los curas de Opción por los Pobres, no es gratis. Y no es gratis estar en los medios de comunicación. Paco hoy es la cara visible de Opción por los Pobres. El concepto general es que los curas tienen que estar metidos adentro de la parroquia y no haciendo política, es lo que demandan Lilita Carrió, Gabriela Michetti, la cúpula de la Iglesia. Es lo que demanda este Episcopado tibio que tenemos, que no se juega por nada. Un Episcopado que no es capaz de dejarte hacer una misa en algunas de las catedrales por la liberación de Milagro, pero hace misa al lado de Gerardo Morales en el Salón Blanco de Jujuy. Un Episcopado que no se pronuncia en nada sobre el caso Sala pero por el otro lado hablan del diálogo y se juntan con el Presidente. Hoy el Episcopado acompaña al gobierno, siempre estuvo  del lado de ese tipo de poderosos. Durante el conflicto por la resolución 125, Paco promovió que la virgencita de Luján venga peregrinando y suba al escenario; y por otro lado tenías a los curas de los pueblos haciendo misas en los cortes de ruta del campo. El día que hicimos la misa por la paz, Cristina acá y Bachelet en Chile, estaba Cobos invitado, yo me acerco a él como cura, no era funcionario de nada, y le digo quiero que sepa que la historia va a juzgar su traición. Y se quedó.  Atrás mío venían 70 curas que lo impulsaban para que siguiera adelante en ese plan, felicitándolo por el voto no positivo.

Molina y Papa


En tu carta de Navidad decías que Jesús está envuelto en pañales, entonces es un dios que hace pis y caca. ¿Qué tarea nos toca a los terrenales para que Dios se cague y se mee en la oligarquía?

Lo primero es que nos tenemos que organizar, hoy estamos dispersos. Segundo, no le tenemos que tener miedo ni a las protestas ni a las plazas, ni a salir, ni a hablar pero siempre sin darle de comer a la puta oligarquía. ¿Qué es darle de comer? Salir con violencia, salir con palos, salir a incendiar, nosotros tenemos que ir con inteligencia. Dejemos que las puteadas las haga Hebe, las haga Luis (D’Elía), que ellos salgan, pero nosotros tenemos que estar. Que no nos callen. La oligarquía nos necesita ciegos, sordos y mudos; nosotros tenemos que seguir mirando, tenemos que seguir escuchando y tenemos que seguir hablando. Nosotros tenemos que tener conciencia de pueblo. Unidos pero no revueltos, organizarnos, hacernos valer. Por eso estoy en Radio Rebelde. El día que me ofrezcan ir a Radio Mitre, me iré a Radio Mitre y haré el mismo programa en donde más me pueden escuchar y no tenemos que desperdiciar esos espacios. Ese el gran combate que le podemos dar a la puta oligarquía, no dejarle los espacios, peleárselos desde abajo, porque las transformaciones vienen siempre de abajo para arriba. Jesús vivía en un pueblo de mierda, no vivía en Jerusalén, no era un actor político, era un albañil. Era un ciudadano común como nosotros que cada tanto iba a misa los domingos, tenía la tradición religiosa que tenía el pueblo y su familia, no era más que eso, pero a partir de ahí pudo construir una revolución que es la revolución de Jesús, donde la patria es el otro. Se rodeó de gente del pueblo, sus discípulos, no había ni un solo intelectual, eran albañiles, eran pescadores, alguno medio ladrón como Mateo. Desde ahí se construyó el movimiento de Jesús, metiéndose en medio de las prostitutas, en medio de los pobres, era un tipo que chupaba y comía e iba a las fiestas. Y no hay que tenerle miedo a la oligarquía. El miedo te paraliza, el miedo te oculta, nosotros nos tenemos que cagar hambre, pero juntos. Hay que estar alerta y hay que estar en todos lados. Tenemos que hacernos visibles pero siempre con paz. Sin palos, sin piedras.


 

DSC00680

 


Si la mayoría de las personas son cristianas, ¿por qué creés que ganó Macri?

Estamos en la época del marketing. El que tiene el poder, tiene el poder. Cuando vos sos el dueño de la pelota, el partido lo dirigís vos. En gran parte de Latinoamérica está pasando eso. A los poderosos les molesta mucho el empoderamiento de la gente. Como decía Milagro: “El gran pecado es que soy negra y que hice cosas por los demás”. Ellos tienen todo a disposición para ser poderosos. También estoy convencido de que el ataque nuestro a los medios de comunicación no fue certero. Tendríamos que haber ido más a fondo. Ojo, creo que hay que ser prudente, pero nos pasamos para el otro lado. Fuimos funcionales a la derecha. ¿Vos escuchaste hablar mal de Vidal en la Provincia de Buenos Aires? ¿Quién habla mal de Vidal, qué periodista hace una crítica seria en los medios que la gente consume? Vos entrás a cualquier lado y está TN: bar, hotel, repartición pública, entonces, te llenan, te meten, te meten, te meten. ¡Había que sacar a la yegua! ¡Ese fue el gran motivo, había que sacar a la corrupción K! También hay algo en nuestras sociedades que tiene que ver con esto de cagar más alto que el culo. Les molestaba que los negros pudieran tener dos cochecitos, que estuvieran en la playa, que hicieran asado los fines de semana, que hubiera cola para cargar nafta en las estaciones de la ruta. Ellos tienen poder, tienen los medios y vendieron un buen producto que nosotros no supimos vender. No sé si Daniel era el candidato, no sé si Aníbal era el candidato pero ellos vendieron mucho mejor el producto que nosotros: pobreza cero, narcotráfico cero, lo que la gente quería oír se lo dijeron y la gente compró. Y después, nuestra campaña fueron los últimos quince días. De repente veías a todos los militantes repartiendo volantes. Nos peleamos entre nosotros y nos devoraron los de afuera. Yo creo que perdimos nosotros, no que ganaron ellos. Cristina era un gran estadista pero quizá no tenía la conducción política que tuvo Néstor, que te despertaba a las 4 AM porque estaba haciendo el armado. Cristina tiene otro tipo de inteligencia, creo que dijo: “Los dejo jugar, este es el campo, este es el candidato”. Me parece que nosotros, la base, no supimos cómo orientarnos, cómo manejarnos. Fue hermosísima la campaña con volantitos pero no alcanzó. Yo le quiero recriminar algo a Cristina. Decime qué hace Cristina que no está en TN, que no está discutiendo con Morales Solá, con Longobardi, que no hace una conferencia para todos y todas, por qué sigue hablando sólo con Navarro. Si voy yo a TN me hacen concha en tres minutos. Pero una mujer con la capacidad y la inteligencia de Cristina, ¿vos pensás que Morales Solá tienen alguna chance? Los da vuelta y media a cualquiera de todos estos. ¿Por qué no está, por qué no va? Que vaya a Radio Mitre y hable con Longobardi, si la gente lo escucha. Lo mata, lo da vuelta en un segundo.


  • Facebook
  • Google Plus