Daniel Gollán en #NNQO

El último ministro de salud del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, denunció el profundo deterioro sanitario producto de la combinación de la inflación, el recorte presupuestario, el encarecimiento y la falta de medicamentos, y la subejecución; al tiempo que reveló que la situación no afecta de la misma manera a los municipios gobernados por Cambiemos.

Salud para (casi) todos

Texto:


Entrevista: Julián Saud, Miguel Fortuna y Juan Carlos Romero López.

 

Basta un análisis de los números fríos para entender que el sistema de salud pública argentino se encuentra en jaque por las políticas económicas de Cambiemos. La subejecución presupuestaria se suma al impacto de la inflación, con un aumento interanual en términos netos del 3% para un período con un estimado del 17%, que cada vez parece más improbable. Por otro lado, la devaluación impactó fuerte en los precios de insumos y medicamentos, que se encuentran dolarizados, y produjo faltantes en todo el país que, de acuerdo a lo denunciado por el ex ministro de Salud de la Nación, Daniel Gollán, afecta de forma selectiva a los municipios bonaerenses, de acuerdo a la fuerza política que los gobierna.

 

 

En exclusiva para No Nos Queda Otra, Gollán aseguró que recorre permanentemente distintos centros de salud en pos de ponerle una cara a las estadísticas, y la imagen que encuentra en todos los casos, es de profesionales comprometidos intentando continuar con sus tareas a pesar de la falta de recursos. “La situación se repite en todos lados: no está llegando la leche a los comedores; los merenderos y los comedores se encuentran desbordados; la cantidad de gente que los frecuenta aumenta cada segunda quincena, por lo que aún gente con trabajo remunerado o jubilación, no está llegando con la comida a fin de mes;  y una baja en los insumos que los jefes de farmacia o servicio, calculan en un 40%. Pero nos dicen también que esto no es parejo, porque en los distritos gobernados por el PRO no tienen ese nivel de carencia. Eso genera ciudadanos de primera y de segunda”.

 

El ex ministro explicó que, si bien durante su gestión el reparto de recursos no era igualitario, esto se debía a que se perseguía una distribución equitativa, que reconociese las características propias de cada distrito, pero que de ninguna manera estaba condicionada por el color político que tuviese el gobierno local. “A veces uno envía recursos de más o de menos a algún lugar. Pero siempre siguiendo una línea de base de suministros para todo el mundo, que es política de estado y llega de forma automática. En nuestro gobierno los circuitos de distribución de todos los programas nacionales estaban determinados por cuestiones políticas, pero no partidarias como en este caso. Desde 2003 y hasta 2015 se enviaron más recursos a las provincias con menos capacidad para sostener sus sistemas de salud, en un intento por equilibrar las asimetrías de potencialidad económica desde el estado nacional, para que los ciudadanos reciban más o menos, todos lo mismo. Jamás a un gobierno nacional y popular se le ocurrió tocar una línea de base de suministros para beneficiarse electoralmente”.

 

 

gollan-1

  • Facebook
  • Google Plus