Clima de época

La reivindicación de los crímenes perpetrados en el tejido social por la dictadura del '76 no son casualidad, sino resultado de la continuidad de esas mismas políticas, hoy ya no en manos de intermediarios militares, sino de los propios cómplices civiles de aquel Terror.

Responsables de segundo grado

Texto:


Hoy los funcionarios encargados de la educación publica de la Ciudad de Buenos Aires suspendieron a la maestra que reivindicó el Terrorismo de Estado. También cesantearon a la directora y a otra maestra, todas medidas que está claro que son correctas. Pero no podemos dejar pasar que este mismo gobierno de la Ciudad mantuvo como funcionario a Darío Lopérfido en la Secretaría de Cultura y luego en el Teatro Colón; un personaje reciclado del 2001, quien fue también parte del gobierno radical del presidente De la Rua que nos dejó la Plaza de Mayo tapizada de sangre de 38 pibes. Loperfido puso en duda la cifra de desaparecidos, vociferando el “no son 30000” y rescatando la “lucha antisubvesiva” que llevaron adelante los milicos genocidas. No podemos desconocer que es el marido de una de las accionistas del diario La Nación, diario que sucesivamente escribe editoriales pidiendo por los “pobres señores mayores” que son ni más ni menos que los asesinos que perpetraron los crímenes contra la humanidad durante la dictadura que se inició en el 76.

No es un caso aislado, es resultado de los dichos de funcionarios como Gómez Centurión, quien en un programa de TV puede dudar del plan sistemático de robos de bebés, delito por el cual ya existen condenas, sin pasar por alto que este señor se alzó contra el orden democrático durante el gobierno de Alfonsín, cuando los “Cara Pintada” liderados por Aldo Rico extorsionaron a dicho presidente y a toda el país por los procesos que llevaba adelante la justicia contra los asesinos y torturadores. Una presión que generó la sanción de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final. Ironías de la Historia, o coherencia ideológica, que hoy integre un gobierno de coalición integrado por radicales como es Cambiemos.

Esa maestra no es una manzana podrida, una oveja negra, una mosca blanca, o como quieran llamarle, es producto de este nuevo (o viejo) discurso que revive con estas autoridades y sobre todo en la verba de su líder y presidente Mauricio Macri sosteniendo la idea de que acá hubo una “guerra sucia” reviviendo la “Teoría de los dos Demonios” y retrotrayendo los avances que logramos todos en materia de DDHH, enterrando la posibilidad de condena a esa complicidad civil que hoy viste los atributos presidenciales.

macriobamamemoria

El presidente electo Mauricio Macri en el Parque de la Memoria, lugar que nunca pisó hasta la visita del ex presidente yanqui Obama.

  • Facebook
  • Google Plus