#NNQO a 41 años del golpe

En el marco de un nuevo día de la memoria, Dulce Mattía dedicó su columna en el programa de radio de la Revista Hamartia a retratar la emotividad propia de la fecha, a través de una historia escondida, que surge desde el fondo de las estrellas derrotadas.

La reivindicación de la memoria

Texto:


Si la palabra pacifica (como afirma Lacan), la MEMORIA reivindica…

Ana Maria nacio en la provincia de San Luis el 10 de junio de 1952, en el seno de una familia politizada e instruida. Abuelo fundador del Partido Laborista, su padre intendente de la Capital de San Luis y madre docente universitaria.

Ana terminó sus estudios secundarios para continuar en la ciudad de La Plata con el profesorado de Historia y Literatura. Aquí comienza su activa militancia en la JP y en la Federación Universitaria de la Revolución Nacional (FURN), donde conoce a Nestor Kirchner.

Godoberto Luis Fernández (oriundo de San Nicolás), ingresa a Bellas Artes de la ciudad platense, donde también milita en la FURN. Ana y Godoberto se casan en 1974. Al año fueron padres del “Piri”. Después de un año agitado y oscuro viajan a Capital Federal. En poco tiempo Godoberto es detenido y desaparecido. Seis meses después, exactamente el 18 de julio de 1977, cumpleaños de Luis Andrés (el Piri), Ana y su hijo son interceptados en el zoológico de Palermo. Ana Maria llega a dar al Piri a una compañera. Ella es chupada por las fuerzas de la Marina y llevada a la ESMA.

En febrero de 1978 el director del centro de detención, Almirante Chamorro, cita a “Loly” (como la conocían sus compañeros del horror) con la excusa de poder expresar el “mea culpa” para obtener su nunca lograda liberación. Ana María sabía de qué se trataba, así que en pequeños retazos de papel plasmó su poesía empapada de palabras y llanto, que vieron la luz gracias a su compañera Graciela Daleo, sobreviviente y encargada de regresar los preciados manuscritos a la familia de Ana Maria.

Néstor Kirchner ha sabido recordar cierto 24 de marzo a su compañera desaparecida. Aquí, en este espacio de lucha de “No Nos Queda Otra” recogemos el guante haciendo propio el sentimiento de MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA hoy y siempre.

“He resurgido muchas veces/ desde el fondo de las estrellas derrotadas”(escrito en su celda de detención junto a la foto de su amado Piri).

Invitamos a todas y todos a bucear en los poemas recuperados de Ana María Ponce.

 

 

FOC23.tif

FOC23.tif

  • Facebook
  • Google Plus