Porque los que fuimos sabemos.

Parame todo. Apagame esa pantalla, apágame el progreso y la divinidad. ¡Apagá che! ¡Apagá! ¡Pará! Bájame un cambio. Bajame dos cambios. Porque sí pensás que voy a hablar de responsabilidades, prendé el cibercafe y escuchalos a ellos que tienen la carnada fina y hasta invitaron a los patrones de las puertas del cielo. Ahora, si buscas otra cosa, bueno, prendé un puchito, hacetei unos amargos y léeme.

QUE TRAGEDIA MI VIEJO

Texto:


7 muertos, un niño de 5 años, una buena faena motorizada, delincuentes, sheriff sheriff límpiame el templo, 11 muertos,  drogas, avalanchas, desaparecidos, dejaron pasar a todos sin entrada, jetprivado, incendios, saqueos, New York, juzgado, productoras…  pero que fuerte,  ¡Dejaron entrar a todos al puticlub!

¡Parame el mundo mi viejo! ¡Paramelón que se volvió fachistoide! Que tragedia changuito, que tragedia. Como lorean los carneritos y como los dejamos. Como le seguimo’ comprando lo espejito’ de colore’. Como siguen contando lo que nosotros vivimos. Parame todo. Apagame esa pantalla, apágame el progreso y la divinidad. ¡Apagá che! ¡Apagá! ¡Pará! Bájame un cambio.  Bajame dos cambios. Porque sí pensás que voy a hablar de responsabilidades, prendé el cibercafe y escuchalos a ellos que tienen la carnada fina y hasta invitaron a los patrones de las puertas del cielo. Ahora, si buscas otra cosa, bueno, prendé un puchito, hacetei unos amargos y léeme.
Vamo’ a empezar por donde se empiezan las historias como estas, desde el principio. Qué lindo, que belleza, que cosa ma’ hermosa abrazarse con la gente que uno no ve hace mucho. Qué lindo coctel. Qué lindo que aparezca un fulbo. Qué lindo ser de la clase popular mi viejo. Gorro bandera y vincha. Vino, cantico y choripán. Que placer estar de este lado de la mecha.

Siempre igual, todo igual, todo lo mismo. Salida alborotada, entrada ganadera. Ricoteros perdidos.  Eso paso en todos los epetaculo’ mi viejo.  Pero esta vez, esta vez,  la lente estaba donde nunca estuvo; lo normal extraordinario y lo extraordinario exagerado, multiplicado manipulado e inventado. Junín, Tandil, Mendoza, Gualeguay, todo igual, siempre igual, todo lo mismo. Pero algo no fue igual mi chango querido, mi changuita ricotera, mi pájaro de la noche. No fue una fiesta, no fue magia. Yo no soy un dron que ve las cosas de arriba, ni tampoco me voy a poner a sacar cuenta’ de metros cuadrado y cantidad de personas,  pero capa’ el predio nos quedó chico. Quizás, no sé.  Eramo’ una barbaridad de gente. Como siempre. Yo creo que fuimo’ tantos por el funerario documental de Pergolini que pregronó un misticismo de muerte y último recital. Pero queseyó.
Diario del lunes y noticias de ayer. Los pibes no murieron por avalanchas. Cua cua Amen! Aun así se siente una tristeza que cala los huesos. Porque cuando el monitobananero de redes sociales nos da cátedra de moral argumentando que pensemos en la familia de los chicos que ahora miran las flores desde abajo, yo me les planto bien plantado y les grito: ¡Nosotros también somos su familia! Javier y Juan, donde estén, los vamos a invocar siempre. Sepan no nos vamo’ a olvidar, los vamo’ a recordar. Porque somos pueblo y el máximo deber del pueblo tiene que ser siempre mantener la llama de la memoria prendida. Aunque algunos soplen e inunden, haremo’ carpita, fogones bajo la lluvia del olvido.  Porque no olvidamos losotro, seguimos cantando por Walter, seguimos diciendo que todo preso es político recordando a Milagro, y si vieras vo’ mi viejo la cantidad que se acordaban de nuestros maestros.

Pero gueno, vamo’ a decirlo, avalanchas hubo y tienen que haber sido heavys che, o sea, Solari nos paró la fiesta como cinco veces mi viejo. Después pa calmar la manija dijo que iba a tocar un tema lento y peló ese que dice que venía rápido y se le soltó un patín. Y se nos fue el patín noma. Pero aun así chamigo, no me interesa hacer una análisis reciclable, si escribo esto es solo para que dos sanguijuelas preguntonas se adhieran a tu entendimiento. La primera es que si queré saber que pasó en Olavarría, le preguntes al pueblo ricotero  y no hagas conjeturas de redesociales y cucarachas de la divina tv. La segunda, más compleja y enigmática,  germina después de la primera, y ojala que así sea, porque me gustaría mi viejo que te preguntes por el estado, por la sociedad y por lo que Olavarría tapó.

Porque los que fuimos sabemos. La única presencia del estado era la maquinaria represiva. Mucha bota cromada de Olavarría, de Laprida, de Las Flores, de Pringles, gendarmería y ejército. Y nada pior pa’ un ricotero que un policía. Eso ta claro. Y no sé si te enteraste mi viejo pero en la terminal tiraron bala e’ goma eh… ¿Salió eso en Clarín? ¿Acaso Pettinato sabe que nos cancelaron los trenes dejandonó a miles en la calle sin posibilidad de volver? Boicot mi hermano, ataque a la clases populares. Molesta vernos felices. Y como flasheamo’ changuito ¡Como flasheamo! No nos supimos cuidar de los intereses oscuros que sobrevolaron nuestra fiesta como siempre lo hicimos. Cambiamos.
Pero yo no quiero bajarte línea y decirte que había intereses políticos, porque el Indio habló de las madres del pueblo, porque habló de que quieren meter a nuestrxs pibxs presos ¡A nuestros hijos de 14 años chango!  Yo solo quiero que te preguntes, porque veo mucho progre reaccionando a lo patrón… ¿Por qué? ¿Por qué tanto indio en todos los canales? Y se me vienen los 90’a la capocha, la estigmatización de las clases populares y sus rituales, el ataque a la juventud, divino tesoro, esa vieja cuenta matemática que de droga es igual a violencia –menos en Palermo y recolecta- el ataque simbólico y ametrallador de una maquinaria que busca cancelar todo aquello que no respeta el orden siempre hegemónico  que pregona el mediopelo argentinosaurus.

Con Patricio Rey somo’ libre’. Nos abrazamos, bailamos, cantamo, copamo un pueblo e imponemos nuestras reglas. Las reglas son dos: nada de prejuicios porque vale todo  y cuidarnos, nunca armar bardito entre nosotros. Qué linda familia. Qué lindo ser pueblo mi viejo. Porque yo te cuento, vos estas ahí con los negros y las negras hermosas  bailando, compartiendo ¿Y cómo decirlo?  ¡Se te infla el corazón! Se te pone lunático e idiota. Y te sentís revolucionario –y lo sos- te sentís parte. Identidad, colectivo, identificación, cultura, como quieras, eso que quieren explicar los académicos escribiendo libros. ¡Maldición! Que hermoso. ¡Bah! Yo te digo hermoso, pero pa algunos es molesto ¿No?

Dejame volver a los disturbios. No quiero que te pinten la batalla campal que e’ una mentira. Yo no soy quien pa’ conjeturar conspiraciones, pero que olor a boicot, peste armada, pescado podrido. Porque lo de la terminal se solucionaba con 10 tipos o tipas con chalequito de la muni y un wokitoki. “Allá para el rápido, acá a tres cuadras el plusmar, por allá para el condor”. Pero no mi viejo, el estado eligió no hacerlo como eligieron amontonarnos para acampar cuando había lugar de sobra, como eligieron poner tanta cantidad de baños, como eligieron que los vecinos de Olavarria limpien las calles… cosa rara che, no ver al otro día a lo barrendero que siempre vemou despué e la misa, cosa rara. Pero así fue mi viejo, metieron bala y después nos metieron la incertidumbre, gran arma del macrismo. No sabes si tenés laburo el mes que viene, no sabes si volvés de Olavarría en 5 horas o 5 días.

Y es triste. No te voy a decir que no. Porque seguimos perdiendo contra la derecha. Nosotros que somos pueblo, los loros que también lo son y cacarean cosas que no sucedieron. Nuestro querido Indio dijo que no tenía ganas de seguir tocando y yo siento que no lo va a hacer. Nos robaron la fiesta mi amigo, con cámaras y periodistas, con medios y redes sociales. Y ya sabemos cuál es el segundo paso, el de siempre, los capitanes de corbata y saco, los abogarcas, los fachijueces.  Y ahora sí, déjame decirte, ahora vale la palabra tragedia. Porque así como nos sacaron esas lindas fiestas en plaza de mayo, nos sacaron al Indio.

Que tragedia mi viejo. Pero sepan los cerditos agusanados del orden viril, de alguna forma, vamos a volver.

 

Hy5-SA8ix_930x525

  • Facebook
  • Google Plus