Masiva demostración de fuerza de los trabajadores

El secretario general de ATE Capital, “Lucho” Fernández, aseguró para el programa de radio de la Revista Hamartia que es hora de que las centrales sindicales se pongan al frente del movimiento obrero para marcar el rumbo político de los trabajadores y trabajadoras argentinas.

Ganar la calle

Texto:


Entrevista: Julián Saud e Iris Echeverry.

 

Dependiendo del canal por el que la hayan visto, muchos de quienes miraron la marcha de ayer a través de los medios nunca se enteraron de que los disturbios televisados no fueron más que una nota de color en una jornada histórica que logró reunir a la CTA y la CGT, en una movilización en busca de detener la destrucción del aparato productivo nacional. En vivo desde el medio de la columna de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), el secretario general de su seccional capital, Luciano Fernández; repasó para No Nos Queda Otra las razones que los impulsaron a acompañar la medida de fuerza. “Recientemente se consumaron los 12 mil despidos que había planificado el Ministerio de Modernización, así que este mes vamos a redoblar el esfuerzo para que las políticas que lamentamos el año pasado no se sigan desarrollando. Desde la CTA se entiende que es una movilización de la CGT, pero igualmente tenemos que festejar que sea una medida que nos contenga a todos. Esperemos que la dirigencia esté a la altura de la expectativa de los movilizados”.

 

 

Asimismo, Fernández especuló con el nivel de adhesión de la medida que consideró federal y planteó que la misma acompaña la realizada por los docentes un día antes. “En cuanto a la cantidad de trabajadores que se plegaron, sabemos que hay provincias que están muy movilizadas como Santa Fé, Neuquén, Chubut, Jujuy y Corrientes. Esto claramente tiene una continuidad con lo que pasó el lunes con los docentes porque nosotros los estatales nos vemos afectados de manera directa por el resultado de esa paritaria. Creemos que hoy va a ser una jornada más que importante que se va a sentir fuerte en el epicentro político de nuestro país, que es la Capital Federal, pero que claramente va a tener expresiones también en las distintas provincias”.

 

Por último, el dirigente consideró que la presión de las bases comienza a sentirse en las cúpulas y que éste es un momento clave para torcer el rumbo económico impuesto por el gobierno. “Yo creo que el plan de lucha ya comenzó, porque me parece que hay una parte de la dirigencia de la CGT que empieza a pagar más costos políticos de los que venían pagando y es el momento para hacer lo que tienen que hacer las centrales, que es marcar el rumbo político de los trabajadores y trabajadoras. Hay que enfrentar este modelo económico que nos va a depredar a los laburantes, por lo que es obligación de las conducciones de las centrales que tiene nuestro país el plantear alternativas y fundamentalmente objetar políticamente este rumbo que es pernicioso para el pueblo argentino”.

 

calle

  • Facebook
  • Google Plus