Cerrando la grieta

El titular de la Cámara del Calzado de Buenos Aires, Alberto Sellaro; aseguró en el programa de radio de la Revista Hamartia que la crisis del sector ha hermanado a los trabajadores y las patronales, que se volcaron a la calle en reclamo de una respuesta gubernamental.

La industria del calzado en pie de guerra

Texto:


Entrevista: Santiago Mouradián y Laureano Ponce.

 

En menos de 18 meses de gobierno, Mauricio Macri logró lo que Carlos Marx creyó imposible: reconciliar los intereses antagónicos de propietarios de los medios de producción y poseedores libres de fuerza de trabajo; en una movilización que fundió al Sindicato del Calzado con las cámaras patronales a fin de reclamar medidas tendientes a la reactivación del sector. Alberto Sellaro, presidente de la Cámara del Calzado de Buenos Aires, resaltó para No Nos Queda Otra la buena relación que los une a los trabajadores y expresó que de esa unión depende la posibilidad de poner coto a la avanzada gubernamental. “Tenemos una excelente relación con el sindicato y si discutimos lo hacemos sólo en las paritarias, porque entendemos que sin trabajadores no hay empresa y viceversa. Llegó el momento de decirle al gobierno que ponga un freno a la importación indiscriminada, que con la baja del consumo interno, que está destruido, han caído las ventas más de un 30%. Por eso es que marchamos unidos”.

 

 

Sellaro aseguró que el mayor impacto negativo es producto del derrumbe de las compras en el ámbito doméstico e hizo hincapié en la cantidad de puestos de trabajo que peligran por las medidas económicas de Cambiemos. “Si bien el año pasado aumentaron fuertemente las importaciones, lo que más nos afecta a todos es un mercado interno que se quedó sin consumo. Porque si uno tuviera una demanda dinámica como en los últimos años, se notaría la entrada de lo importado pero todavía se estaría vendiendo lo nuestro también. Y no hay que olvidarse que de nuestro sector dependen como proveedoras de insumos la industria gráfica, química, textil, curtiembre, metalmecánica y plástica. Por lo tanto si nosotros no producimos generando trabajo, esto impacta negativamente también en otros sectores que ya vienen en franco retroceso. De nuestra actividad dependen de forma directa e indirecta, 85.000 personas”.

 

Por último, el empresario discrepó con la afirmación presidencial que dice que la inflación se encuentra controlada, y reclamó al gobierno que intervenga en defensa de la producción y el trabajo nacional. “Yo respeto las opiniones de los funcionarios de turno, pero la realidad indica que el consumo no se está reactivando. Las medidas las dispone el gobierno y uno hace lo que puede para mantenerse a flote y cuidar los puestos de trabajo. Pero la semana pasada y con mucho dolor, el secretario general de la Unión de Trabajadores de la Industria del Calzado (UTICRA) anunció 4 mil despidos en el sector desde mayo del año pasado. Es muy fácil decirnos que si nos va mal tenemos que dedicarnos a otra cosa, pero nosotras la PYMES no vamos a cerrar porque lo único que sabemos hacer desde hace más de 30 años a estar todos los días con nuestra gente. Cuando un tipo tiene 20 o 30 empleados, son parte de su familia y no números en una planilla; y tenemos que preservar y cuidar eso”.

 

sellaro

  • Facebook
  • Google Plus