El discurso de Macri según el CEPA

De acuerdo a un chequeo del discurso de apertura de sesiones legislativas hecho por el Centro de Economía Política de Argentina, el mensaje presidencial fue esquivo a brindar números concretos y, en los pocos casos que lo hizo, no se correspondieron ni siquiera con los publicados por distintos organismos de gobierno.

Violencia, es mentir.

Texto:


Entrevista: Julián Andreu y Dulce Mattía.

 

Ante la apertura del año legislativo, el hombre de los discursos cortos sorprendió con una alocución récord que lo llevó a explayarse por casi una hora de lectura dificultosa. Pero de acuerdo con un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), que llevó adelante un chequeo en tiempo real; el discurso estuvo plagado de promesas pero escuálido de datos concretos y los pocos que dió, más que inexactos fueron mentira. “Nos quedamos con la sensación de que el discurso fue vacío de contenido y la poca información que contenía, si no era falsa, estaba muy tirada de los pelos. Algunos indicadores económicos no dieron tan mal, pero eso es producto de que la caída de la que veníamos era muy abrupta y se conjuga con que siempre hay una mejora en los números de fin de año. Pero si uno hace la comparación interanual entre el último trimestre de 2016 con el de 2015, realmente la situación es calamitosa porque cierran un año caracterizado por una franca merma en la mayoría de los sectores”.

 

 

Eva Sacco, economista del CEPA, afirmó en No Nos Queda Otra que una de las principales falacias presidenciales radicó en afirmar que la inflación se encuentra controlada, mientras que de acuerdo a la información relevada por el centro esta continuará aumentando. “Contrario a lo que él dice, la inflación está en un rebrote desde noviembre. Ellos son netamente monetaristas y consideran que su única causa es el exceso de dinero circulante, por lo que la única solución que encuentran es aumentar la tasa de interés y regalar dinero a través de las Lebac. Pero se olvidan de otro montón de factores que son estructurales y no tienen que ver con la oferta, como por ejemplo la puja distributiva entre el capital y el trabajo. Salvo que las paritarias cierren muy mal para los trabajadores, es muy difícil que la inflación termine cercana al 17% que ellos han planificado”.

 

Asimismo, Sacco subrayó que el único dato de mejora tangible en algún sector de la economía, el de los arándanos; no sólo era falso, sino que fue repudiado por la enorme mayoría de los productores, que se encuentran en pleno estado de crisis. “Ésta es una producción relativamente nueva para la Argentina, que lleva 15 años en nuestro país de forma industrial y con fines de exportación; ya que el 94% de la producción se vende al exterior. El principal productor y consumidor es EEUU, al que latinoamérica le exporta en contra estación. La producción este año aumentó, según los datos de SENASA e INDEC, entre un 10 y 15%, y no el 58% del que hablo el presidente. Pero además, los productores están que trinan porque se exportó más por el terremoto que afectó a Chile, principal productor de suramérica. Y encima este año Perú entró también a competir fuerte en este producto y nos quitó el segundo lugar en el hemisferio sur, provocando una caída estrepitosa del precio, que paso de más de 4 dólares el kilo, a 1.6 dólares. El costo para producirlo en argentina es de 2 dólares por kilo, mientras que para Perú esa cifra es de 0.4 dólares. Este modelo basado exclusivamente en la exportación de alimentos y commodities sin valor agregado, nos expone a competir con este tipo de países que tienen mano de obra prácticamente esclava. Eso termina siempre, si o si, en presiones tendientes a la flexibilización laboral que, en el caso de los arándanos, tiene la cara del trabajo infantil.

 

 

macri

  • Facebook
  • Google Plus