Martín Burgos en #NNQO

El economista y docente Martín Burgos, retomó su columna semanal en el programa de radio de la Revista Hamartia con un repaso de la génesis del aumento tarifario y una fuerte crítica al actual modelo económico.

La cuadratura del círculo

Texto: y


Entrevista: Julián Saud y Miguel Fortuna

Siempre van a encontrar un economista que se preste a justificar que, aún aumentando la inflación, el precio de los bienes tendría que bajar debido a un supuesto “equilibrio general”, aunque sea evidente que esas ideas no son ciertas. Pero si hay 50 economistas en la televisión que repiten lo mismo, la gente va a pensar que el aumento de las tarifas puede hacer bajar la inflación, por más que esto parezca casi idiota. Por eso hay que ir siempre a lo más intuitivo, porque este tipo de incrementos influyen no sólo sobre el bolsillo de los ciudadanos, sino también en el de las empresas. Y éste modelo de aumento de tarifas, que ahora se percibe más debido a su ampliación nacional, es una característica que la gestión PRO viene desarrollando desde 2007 en la Ciudad de Buenos Aires, con más impacto a partir del traspaso del subte y los colectivos en el año 2011.

 

 

Desde entonces, el subte pasó de $1.10 a $7.5 en la actualidad, en la que hablan de subirlo a $10 para el año próximo. Y este aumento excluyó gente, forzándola a migrar hacia otros medios de transporte. Si se miran las estadísticas de quienes toman el subterráneo, se ve un pico de casi tres millones de personas por día en 2011 y, tras el primer ajuste de tarifas al año siguiente, cuando se fué a $ 2.5, se ve una caída en la cantidad de usuarios que nunca pudo recuperarse a los niveles previos a los ajustes. Y las líneas más afectadas son la C y la E, que son también las más populares, que recorren los sectores de menos recursos de la ciudad. Ahora quieren volver a aumentar el valor del pasaje en colectivo, siempre excusados en supuestos argumentos técnicos que apuntan a la rentabilidad de las empresas concesionarias, sin tomar en cuenta que se trata de servicios públicos esenciales que impactan de manera directa en la vida de los trabajadores.

 

Bastaba entonces con observar con detenimiento la gestión del macrismo en la ciudad para entender lo que pensaban trasladar al plano nacional. Ellos no pueden entender que lo importante acá es el consumo, y alguno podrá asustarse y querer evitar caer en el consumismo, pero lo que está claro más allá de toda duda, es que sin consumo nunca lograrán mover la economía. Porque más del 80% de nuestro Producto Bruto Interno se genera en el mercado interno. Y si vos le sacas el ingreso a la gente a través de aumentos sostenidos en las tarifas de servicios esenciales de los que no puede prescindir, detenés el círculo virtuoso de la economía.

 

mb

  • Facebook
  • Google Plus