Alex Kodric en #NNQO

El economista e investigador del Centro Cultural de la Cooperación, analizó los principales indicadores de nuestra economía y afirmó que, a causa de una ceguera ideológica, el gobierno no puede ver que cada ajuste produce una consecuente reducción de la economía, que sólo saben arreglar con un nuevo ajuste; entrando en un círculo vicioso que se sostiene únicamente con la toma compulsiva de deuda soberana. “Estamos volviendo al modelo del endeudamiento y de la reducción del gasto social, en función de priorizar los intereses de la deuda externa”.

“Estamos ante un modelo de saqueo”

Texto:
Fotografia: gentileza de La Resistencia Noticias


Entrevista: Julián Saud, Juan Carlos Romero López y Miguel Fortuna.

 

 

Ante un escenario económico recesivo y con una pauta inflacionaria establecida por el mejor equipo de los últimos 50 años en un magro 17% que, de acuerdo a la mayoría de los actores económicos de peso, será holgadamente superada; el economista e investigador del Centro Cultural de la Cooperación, Alex Kodric, brindó en exclusiva para No Nos Queda Otra un pormenorizado análisis de las principales variables económicas argentinas y aseguró que las consecuencias de las políticas implementadas por la administración de Cambiemos no se deben a fallas de cálculo o desafortunadas coincidencias, sino que derivan de una matriz ideológica pensada para favorecer a los dueños de todo. “Estamos en un modelo que no pretende viabilidad económica ni política, sino saquear el país en base al incremento del endeudamiento”.

 

Kodric explicó que la primer reforma que plantean las fuerzas de derecha cuando acceden al gobierno es la del estado. Y lo hacen a través de la flexibilización del sistema impositivo o la reducción del gasto. En ese marco, la reducción del déficit o la pretensión de un superávit fiscal, suele ser el caballito de batalla que utilizan para imponer sus modelos; pero ni uno ni otro son buenos o malos per se, sino en tanto se los ponga en el contexto del rol del estado en la economía. “La principal razón del rojo fiscal del primer año de Cambiemos, que superó en un 25% al de 2015, fue la recesión económica. Ellos no quieren reconocer, a causa de una ceguera ideológica, que hay una vinculación entre el gasto y la recaudación impositiva, en la que el primero impacta sobre la segunda a través de la demanda. La principal diferencia que hay entre este déficit y el de los últimos años del kirchnerismo, es que el anterior fue por un aumento del gasto en un accionar contracíclico del estado, lo que demuestra que hablamos de concepciones diametralmente opuestas de la economía. Ellos entienden el gasto por un lado y los ingresos por el otro, como si fuera un asiento contable. Entonces si tenemos un determinado déficit, lo que hay que hacer según ellos es bajar los gastos. Y si tomamos en cuenta la enorme caída en la recaudación producto de la baja de las retenciones, del impuesto a los bienes personales, de los aportes patronales y del IVA; ¿cuánto tienen que bajar los gastos para emparejar semejante hemorragia?”.

 

El economista recordó que estas ideas no son nuevas para los argentinos y que, no hace muchos años, se imponían por la fuerza. “A través del análisis de las cuentas fiscales, el gasto y el sistema tributario, uno puede dilucidar el programa económico de un determinado gobierno. En el de éste, se pueden encontrar algunos rasgos que ya se veían en la década del noventa y vieron la luz con la última dictadura. Primero, el aumento del endeudamiento. Segundo, la reprimarización de la economía. Tercero y producto de los dos anteriores, el incremento dramático de lo que se paga en concepto de intereses de la deuda, que muestra que se trata de un modelo de endeudamiento creciente en el tiempo. Y cuarto y derivado de éste último, el aumento de la dinámica en lo que es el pago de los servicios de la deuda. Lo mismo pasaba también en los ‘90. Incluso, el presupuesto de este año muestra que el pago en el concepto de servicios de la deuda crece en un 32% respecto al 2016. Y el incremento del gasto por servicios sociales un 28%. Estamos volviendo al modelo del endeudamiento y de la reducción del gasto social, en función de priorizar los intereses de la deuda externa”.

 

Por último, Kodric afirmó que cada ajuste trae aparejada una nueva contracción de la economía, por lo que este rumbo lleva a un círculo vicioso al que sólo le pondrá límites la calle o los organismos multilaterales de crédito. “Este gobierno plantea la cuestión de la competitividad, la confianza y la recuperación de mercados; pero basta con estudiar la estructura y la composición del PBI para ver que sólo se exporta el 13% de la producción. Somos básicamente una economía doméstica, que explica su dinámica en el mercado interno. Y si éste se reduce a causa de la disminución del poder de compra del salario, que en términos reales cayó un 10%, ¿quien va a venir a invertir sin tener ningún tipo de expectativas de venta?. Esto lleva a un ciclo de ajuste sobre ajuste, que está fundamentado en el parate de la obra pública del año pasado. Estamos ante un modelo que no pretende viabilidad económica ni política, sino saquear el país en base al incremento del endeudamiento”.

 

 

Alex-Kodric

  • Facebook
  • Google Plus