Héctor Amichetti en #NNQO

Tras el despido de casi 400 trabajadores en una imprenta del Grupo Clarín, el secretario general de la Federación Gráfica Bonaerense denunció que el conflicto es producto de las políticas económicas impulsadas por el gobierno y reclamó un cambio de rumbo en la conducción de la CGT.

Si seguimos en este rumbo, la Argentina quiebra

Texto:


Entrevista: Santiago Mouradián.

 

 

La mañana de hoy, una nota de despido en la persiana cerrada recibió a los 380 trabajadores de la planta gráfica del Grupo Clarín en el barrio de Pompeya. Más tarde, la empresa emitió un comunicado aduciendo la necesidad de restructurarse producto de una crisis mundial causada por la inclusión de nuevas tecnologías. Al respecto, Héctor “Gringo” Amichetti, secretario general de la Federación Gráfica Bonaerense, aseguró para No Nos Queda Otra que en realidad se trata de un vaciamiento productivo, por el que trasladan los productos momentáneamente a otras imprentas mientras despiden a todos los trabajadores; con intención de reabrir en un tiempo aplicando a los nuevos contratados, las condiciones de flexibilización laboral que no pudieron imponer a quienes hoy, dejan en la calle.

 

El sindicalista afirmó que entiende que esta situación excede a este conflicto y responde a un lineamiento impuesto desde el Gobierno Nacional. “Resulta necesario advertir los efectos que tienen las políticas económicas. Todo se mueve en torno al endeudamiento, con inversiones que no llegan y, si lo hacen, no generan trabajo. Una fuerte caída del mercado interno, que también tiene que ver con el deterioro salarial. Una apertura comercial que golpea de forma directa a muchos sectores. Y un modelo de empleo precario que quedó demostrado por el reemplazo de la reapertura de paritarias por un bono que se pagó en muy pocos rubros. Si seguimos en este rumbo, la Argentina quiebra”.

 

Por último, Amichetti cargó contra la cúpula de la Confederación General del Trabajo (CGT) y aseguró que la estrategia impulsada por los actuales miembros del triunvirato se encuentra agotada. “La inacción de la central nos lleva a tener que enfrentar nuestras luchas por separado. Y más allá de las posiciones de cada gremio a nivel nacional, hay muchas seccionales que están soportando luchas muy duras. El año pasado hicimos una federal en la que se le dió un mandato a la conducción de la CGT para tomar medidas de acción directa. Apostaron por un diálogo que está claramente agotado y acá están los resultados. Nosotros insistimos en que de una vez por todas, tiene que cambiar el rumbo de la dirección de la CGT, porque entendemos que la central es la única manera de organizarse. Y no es de ningún dirigente en particular, sino de todo el conjunto del movimiento obrero”.

 

ha

  • Facebook
  • Google Plus