El cambio empieza por la calle

El militante peronista y ex interventor del Instituto Manuel Dorrego, Carlos Caramello, repasó en el programa de radio de la Revista Hamartia el origen de los nombres que visten hoy el gabinete nacional; y reclamó que los jóvenes tomen la posta de la construcción política y la conducción del estado.

“Hay que olvidarse de la dirigencia política, porque huele a cadáver”

Texto:


Entrevista: Santiago Mouradián.

 

En tren de repensar la historia más reciente en pos de una posible construcción de futuro, el equipo de No Nos Queda Otra dialogó con el ex interventor del Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Manuel Dorrego, Carlos Caramello; quien afirmó que el gobierno se sale de la vaina por dar rienda suelta al abuso del monopolio de la violencia a través de las fuerzas de seguridad del estado. “Ellos son provocadores que quieren reprimir mal para demostrar que los muertos no van a forzarlos a subirse helicóptero como a De la Rúa”.

 

Caramello recorrió la historia de los integrantes de la administración de Cambiemos, y afirmó que este proceso es la cúspide de una construcción de poder que comenzó mucho tiempo atrás. “El papá de Prat Gay fue director del Banco Nación durante el proceso; los Brown son genocidas de larga data en el sur de nuestro país. Todos han estado ligados a lo largo de su historia a este tipo de cosas. El abuelo del propio Macri fue fundador de un partido de ultraderecha en Italia. Y Franco no es un tanito que vino con una mano atrás y otra adelante, sino un señor muy poderoso que trajo dinero mal habido desde la madre patria”.

 

“Hay dos formas de hacer política”, continuó el escritor. “Una es estar siempre en el poder, practicada por gente que no sabe construir sin aliarse a cualquiera que esté en la cumbre. Algo que un sector del radicalismo supo sostener cuando golpeaba la puerta de los cuarteles y ponía ministros en los golpes de estado. Y creo que hay una parte del peronismo que está dispuesto a hacer lo mismo ahora, en tanto lo premien con las sobras. Y hay otra manera, que tal y como hizo forja y creo que va a hacer un sector de nuestro partido ahora, implica seguir defendiendo la política como motor de cambio de la realidad”.

 

Por último, cargó contra el gobierno y las cúpulas partidarias; y aseguró que el cambio, parte de la calle. “Estos tipos hablan sólo del futuro, porque el presente que generaron es nefasto. Y mienten descaradamente. Antes decían que eran errores de carga y ahora que son fallas en la edición de los spots. Por otro lado, darle el micrófono a un tipo para que diga que Cristina es una vasija vieja, teniendo tan cerca a Patricia Bullrich, es un despropósito. A lo único que responde es a la idea de mantenerse en pantalla, quién sabe con qué dinero. Nosotros tenemos que salir a la calle como primer paso. Ordenadamente, con consignas y acompañados de todos los sectores afectados. Y hay que olvidarse de la dirigencia política, que huele a cadáver. Esta es una responsabilidad de los más jóvenes, que sin necesidad de agruparse bajo ninguna bandera construyan poder, no para lograr seis sandwichitos en vez de tres, sino para cambiar en serio las cosas”.

Escuchá la entrevista completa acá:

  • Facebook
  • Google Plus