Mariano Ciafardini en #NoNosQuedaOtra

Un especialista en seguridad ciudadana analizó al aire del programa de radio de Revista Hamartia el papel del estado frente a la seguridad ciudadana y cómo hacer frente al saneamiento de unas instituciones que, en vez de combatir, regentean el delito.

Patricia Bullrich no sabe nada de seguridad

Texto:


Entrevista: Julián Saud y Juan Carlos Romero López.

 

En una semana trágica que se cobró la vida de un jóven en Mataderos a causa de la negligencia policial e incluyó una pueblada en el barrio de Flores producto de la muerte de un niño de 14 años tras reiteradas denuncias de la existencia de zonas liberadas; el equipo de No Nos Queda Otra dialogó con el presidente del Instituto Latinoamericano de Seguridad y Democracia, Mariano Ciafardini, quien aseguró que hay que evitar las respuestas efectistas y concentrarse en políticas estatales sostenidas en el tiempo. “Este tipo de hechos produce una reacción visceral en todo el mundo. El tema es lo que hace el estado frente a estas cuestiones. La comisaría es una agencia del estado y es a éste al que se le reclama”.

 

El especialista en seguridad, planteó que las respuestas gubernamentales suelen ser aparatosas y erradas, e intentar ir en el mismo sentido que la indiganción popular buscando salidas fáciles, como el aumento en la cantidad de policías o el incremento de las penas; pero planteó que la respuesta pasa por el establecimiento de programas estatales estables. “Se puede hacer prevención de este tipo de hechos si nos enfocamos en los autores. Éstos son jóvenes marginados que están alejados hace mucho tiempo de los circuitos económicos y que viven inmersos en una cultura de la violencia. Y es cada vez mayor la cantidad de jóvenes en esta situación, por lo que el estado debe dirigirse a estos chicos y revertir la situación de marginalidad en la que viven, asignándoles deberes y responsabilidades a cambio de oportunidades de superación.  Hubo experiencias de este tipo en años anteriores en el sur de la CABA y en Morón que lograron bajar los índices de reincidencia por debajo del 4%, cuando en la población carcelaria es del orden del 75%”.

 

Por otro lado, Ciafardini alertó de los peligros de un falso garantismo que redunda en una disminución de las penas, como si esto impactase en una baja del delito. “Esto no va en detrimento del castigo a los culpables. No tiene un criterio abolicionista. La impunidad no ayuda en todo esto. Pero centrarnos solamente en el castigo no resuelve nada para quien murió o para los que corren ese peligro día a día. Lo que tenemos que lograr es que no se vuelvan a repetir los hechos y eso no lo logramos castigando al culpable. Es necesario la articulación de las dos cosas. Por un lado el castigo, pero por otro la implementación de estas políticas. Los gobiernos tienen que rendir cuentas de lo que hacen con el presupuesto y nosotros nos preguntamos qué les parece más importante que esto”.

 

Con respecto a la participación de las fuerzas de seguridad en el delito, afirmó que sólo es posible revertirla con control civil y una profunda participación popular. “La policía es una institución pública que actúa sobre todo el territorio durante las 24 hs, con un poder de coerción que intimida. Por lo tanto, es imposible controlarla si no se genera una red de auditoria de su funcionamiento con los supuestos beneficiarios del servicio para nutrirse permanente y sistemáticamente de información sobre el accionar policial. Y es clave también la conducción civil de la fuerza, de forma de poder dar las órdenes y aplicar castigos. Cuando esto continúa más allá de las respuesta electoralista, el sistema demuestra que muchos de los problemas se deben a las actividades espurias de la propia fuerza. El problema no es que esto se sepa, porque el gobierno está al tanto, pero este tipo de programas le dan el detalle particular de cada caso; permitiéndole a los gobernantes contrariar el discurso policial de que todo se hace bien más allá de algunas manzanas podridas y que lo único que falta son fondos. Esto no es así”.

 

Antes de despedirse, Ciafardini cargó contra la actual ministra de seguridad y subrayó que, pese a las falencias detectadas, el kirchnerismo es la fuerza política que más avances logró en el campo de la seguridad ciudadana. “A Patricia Bullrich la conozco hace muchos años y no sabe nada del tema, porque además no le interesa. Yo creo que hubo intentos serios en el gobierno kirchnerista, pero también grandes fallas. Se implementaron programas con gran éxito hasta el 2005 y se volvió a intentar con Nilda Garré, pero se cortó con la llegada de Berni. Yo creo que fué el gobierno que más avanzó en este sentido y es indiscutible que en esa etapa la criminalidad bajó de la mano de la disminución del desempleo”.

 

  • Facebook
  • Google Plus