Gerardo Cianciolo, muralista del Colectivo Político Ricardo Carpani

Gerardo Cianciolo es un artista visual que destaca por su pasión por el muralismo. Ha estudiado en la Pueyrredón, en la Cárcova y en la Escuela Manuel Belgrano, de donde es profesor. En el muralismo, su participación se da en dos grupos: Muro Sur y Colectivo Político Ricardo Carpani.

El pulso del muralismo

Texto:
Fotografia: Veronique Pestoni


_mg_5716_phveropetoni

Gerardo Cianciolo es un artista visual que destaca por su pasión por el muralismo. Ha estudiado en la Pueyrredón, en la Cárcova y en la Escuela Manuel Belgrano, de donde es profesor. En el muralismo, su participación se da en dos grupos: Muro Sur y Colectivo Político Ricardo Carpani. Mientras que el surgimiento de Muro Sur está ligado a la historia e impronta de fines de los 80 y de la década del 90, el Colectivo Carpani nace en pleno kirchnerismo, con una estética y una manera de irrumpir en el espacio público propias, abordando distintas técnicas para representar la historia e identidad del pueblo argentino. En 2012, el Colectivo Carpani sumó al lenguaje plástico un manifiesto, en el que enuncian que su actividad político-estética como trabajadores del arte público y el muralismo está comprometida con un proyecto político emancipador a nivel regional. Hoy este manifiesto sigue vigente, “en la reconquista de los lugares donde el germen del neoliberalismo de derecha (todavía) afila sus dientes para arrasar con los espacios públicos y derechos del pueblo”. Los valores de solidaridad, de participación popular y colectiva, que están ligados al arte público, son ahora más importantes que nunca. Y en esta entrevista, Cianciolo enfatiza la necesidad de que los murales perduren en el tiempo, permanezcan y trasciendan.


_mg_5884_phveropestoni-1¿Cuándo surgió tu pasión por la pintura mural?

Cuando era estudiante en la escuela de Bellas Artes Manuel Belgrano. En la sumatoria de lenguajes que es el muralismo encontré la forma de volcar la idea de un arte con una funcionalidad, un para qué y un porqué. No el arte por el arte en sí. Hoy se puede decir realmente que tengo un profundo compromiso con ese criterio.

Participás de dos grupos de muralismo: Muro Sur y el Colectivo Político Carpani…

Muro Sur nace a fines de los 80 a raíz de una coyuntura política que vislumbrábamos que no iba a terminar bien. Surgió como una necesidad de recuperar conceptos y valores históricos del peronismo a través de la imagen. Desarrolló una fuerte actividad en los 90 con gente que estuvo, que se fue, había mucho movimiento. En un momento se empezó a desmembrar el grupo, producto de que algunos compañeros tuvimos la necesidad de parar para volcarnos de otra manera dentro del espacio del mural. Obviamente había diferencias y bienvenida sean. Con el tiempo pudimos reflexionar que esa separación era verdaderamente necesaria para nuestro crecimiento y el del conjunto. El Colectivo Carpani surge allí por el 2008, después del conflicto del campo. Es un colectivo con mucho movimiento de entrada y salida de gente. La idea era canalizar las inquietudes de los pibes y de mucha gente que estaba interesada en salir a la calle, intervenir y volcar allí la defensa del proyecto político de Néstor y Cristina. La primera movida fue en contra de los golpes blandos como el de Honduras: salimos con unos esténciles gigantes porque la idea no fue en un principio hacer murales sino producir acciones urbanas rápidas, como si fuera una pintada. Nos ubicábamos territorialmente en Barracas, La Boca.

_mg_5730_phveropetoniAdemás de lo territorial, ¿es entonces cuando apareció la necesidad de dar nuevos relatos a los espacios ya conformados, de generar manifiestos?

Ambas cosas se daban. Pensábamos que no teníamos un territorio concreto, pero sí teníamos un territorio que respondía a diferentes espacios. Por ejemplo el territorio sindical era uno, otro era el territorio de la cultura, otro el de la escuela pública. En el ámbito sindical, trabajamos por ejemplo con UTE y CTERA: en setiembre 2015 inauguramos un mural que cubre las paredes del frente de CTERA, que refleja la historia de las luchas del pueblo y del gremio. También trabajamos con la Federación Gráfica Bonaerense y con el Sindicato de Farmacia, entre otros, todo lo que en su momento fue la CGT de los Argentinos. Así fue que incorporamos el tema de la gráfica o la folletería, recuperando lo que había hecho Carpani pero trayéndolo a esta época, con otras técnicas, otras imágenes. Carpani planteaba que “el arte no puede estar ajeno a los problemas sociales del pueblo”, así como también decía que “un arte revolucionario debe darse en un Estado revolucionario, cuando la revolución sea consumada”. Es esto lo que nos provoca, motiva y convoca a los jóvenes porque además ellos ven que la imagen que realizan está cumpliendo una función. Participamos con nuestros trabajos gráficos en charlas junto a Osvaldo Bayer, Norberto Galasso, en talleres, plenarios, asambleas y vimos la importancia y la valoración de nuestras representaciones. Esto nos generó mucho incentivo. En la Carpani colaboran personas que vienen de distintas disciplinas del arte: artes visuales, audiovisual, fotografía, compañeros que son profesores de historia y que escriben y que dan sustento teórico a nuestras imágenes. También trabajamos en forma muy interactiva con la gente de la Corriente Política Enrique Santos Discépolo y  con historiadores de la Universidad de Lanús. Con ellos hablamos de historia y eso enriquece al grupo y a nuestras representaciones.

_mg_5864_phveropestoni¿Cuáles son las técnicas que utilizan para plasmar las distintas obras?

Más allá de los esténciles incorporamos distintas técnicas de muralismo. Todo el bagaje de conocimiento que traía del Grupo Muro Sur lo volqué a la Carpani. Hace un año la Carpani propuso hacer un camino estético y valorizar la importancia y trascendencia de la imagen. Entendemos que lo efímero es efímero, pero en lo que es la historia nos interesa que permanezca la imagen. Es una postura que llevamos a todos los congresos en los que que participamos. Tiene que ver con la conservación y la preservación de lo realizado. Que la obra plástica esté en un muro no quiere decir que es un mural. ¡Un mural lleva tiempo!, tiempo de elaboración de bocetos, de elaboración en la pared. No es que vamos, pintamos y ya está, ¿si no para qué estudiamos muralismo?, ¿para qué estudiamos qué es la composición en el muralismo, cómo trabajar el color o una técnica? Tanto lo instantáneo, lo que se realiza en un día, como lo trabajado para que el mural perdure en el tiempo son importantes. Ahora empezamos a incursionar en el territorio del conurbano. Tuvimos una hermosa experiencia en Lanús, en el marco de una jornada que hizo la Agrupación Eva Perón en la que nosotros tocamos el tema de los servicios esenciales para la vida que son luz y agua. Al mural lo llamamos “Ni un derecho menos” y fue una manera de conectar y empezar a hablar de política con la gente del barrio. Otro ejemplo fue en Villa Fiorito donde nos pidieron hacer un homenaje a Lautaro, un pibe de la Evita que había fallecido en un accidente en una situación confusa. Fue una ceremonia cargada de emoción. Eso de ver al compañero plasmado en la pared, la presencia de su madre, un fogón en el que participaron grupos del taller de música… La funcionalidad de ese mural fue perpetuar a Lautaro. Seguramente van a cuidar y preservar el mural, y si pasa algo nos van a avisar. Claro que me hubiera gustado hacerlo en cerámico para que sea eterno, pero no se pudo porque fue una actividad de sólo un día.

_mg_5762_phveropestoni¿Qué mural recordás que hayas realizado con cerámicos?

En la escuela primaria República de Chile de la Boca hice un mural con cerámicos y venecitas. Me llevó tres años terminarlo, pero dentro de veinte años va a seguir ahí. Ese mural que perdura en el tiempo da sentido de pertenencia a la gente de ese lugar y esa escuela. La gente lo empieza a sentir propio y se referencia con él. Siempre lo discutimos en los foros. La derecha ha utilizado los mejores materiales para representar a sus próceres. Siempre doy como ejemplo la escultura de Roca que tiene 100 años o más: la hicieron para que todas las generaciones la vean, y más allá de lo que representa es una escultura impresionante técnicamente y plásticamente. Entonces, ¿por qué nosotros no podemos hacer lo mismo?

_mg_5740_phveropestoniPero entonces tendría que haber un apoyo real y concreto para realizar obras que perduren. ¿Se materializó esa ayuda en estos últimos años?

El Colectivo Político Ricardo Carpani y yo personalmente pensamos que el kirchnerismo no rompió la matriz liberal dentro de las artes visuales. Fueron dos o tres artistas a los que les dieron todo. Algunos artistas han acaparado mucho espacio y recursos, no me meto en su estética pero considero que el sentido de inclusión no se desarrolló como esperábamos en lo que respecta al muralismo, me refiero al hecho de poder ver diferentes miradas esteticistas dentro el muralismo contemporáneo. El concepto de que un artista puede ser todo —pintor, escultor, grabador, dibujante, muralista, todo— es un poco complicado. Por ejemplo, Rep representó a la Argentina como muralista en España, siendo que hay tantos grupos e individualidades comprometidos con los barrios, hacedores del muralismo que generaron grupos, foros. ¿Puede ser que no hayan intentado saber sobre ellos? ¡Claro que es una decisión política! Por eso digo que en materia audiovisual, en el cine, en la música sí se hizo todo y mucho más de lo imaginado. Ahora, en materia de artes visuales no se rompió el concepto liberal que implica el trabajo individual del artista plástico: “Yo triunfo porque me gané el primer premio”. Bueno, tal vez hay alguien que elije esto y está bien, pero no es solamente eso lo que debería importar. Ricardo Carpani está ninguneado, es el maldito de la historia dentro de las artes visuales, como diría Galasso. Ni siquiera figura en la Sección Arte del material de Conectar Igualdad, ¿cómo puede ser? Por otro lado, existió por ejemplo “Colectivos Murales”, un programa del Ministerio de Desarrollo de la Nación que tuvo un presupuesto bárbaro y continúa en el gobierno actual —murales que hacen con los pibes en diferentes lugares del país; en todos los programas había actividades relacionadas con el muralismo, en todas las provincias se hicieron y se están haciendo murales de gran envergadura. Es inaudito que en el gobierno anterior, habiéndose utilizado la práctica del muralismo en infinidad de proyectos, no se haya creado una Dirección de Muralismo y Arte Público que contuviera, centralice y le diera una entidad institucional al muralismo. En octubre-noviembre de 2015 participamos en la organización del 1er Congreso Nacional de Muralismo “Ricardo Carpani” en la sede del CCK, donde se analizó “El arte público como política de Estado” y participaron muralistas de todo el país: a mi entender fue un poco tarde, porque fue hacia el final de la gestión (si bien no sabíamos todavía que íbamos a perder el poder). La derrota nos puso en otro lugar, el lugar de la resistencia y la reorganización, con una nueva estrategia en el marco de la nueva coyuntura.

_mg_5875_phveropestoni¿La participación es un objetivo del Colectivo Carpani?

Es una discusión que hemos tenido entre varios grupos de muralistas. Muchos grupos persisten en pensar que si no hay participación popular no hay mural. Nosotros decimos que es importante que la gente participe pero, desde mi punto de vista, en una actividad plástica que hacés en la calle hay diferentes formas de participar: la gente colabora pintando o con un mate o planteando la temática. Por ejemplo en Florencio Varela hicimos un mural por el Bicentenario y allí la gente participó aportando sus saberes más diversos. Los murales participativos son generalmente actividades plásticas con participación popular. Tanto el mural como la actividad plástica participativos son válidos, pero se establecen con diferentes objetivos.

_mg_5804_phveropestoni¿Cuál es la temática que el Grupo Carpani aborda fundamentalmente?

Nosotros somos un espacio vinculado a la búsqueda y revalorización de una estética latinoamericana con una impronta política e ideológica. No somos decorativos. En relación a esto, hace poco Vidal mandó a tapar un mural realizado por el artista local Pablo Motta en la fachada del edificio de la Biblioteca Central de la Provincia de Buenos Aires, ubicado en el centro de La Plata. En ese lugar Milo Lockett hizo otro mural. Lo traigo a colación porque no hubo una reacción solidaria por parte de Milo. El valor de la solidaridad para nosotros los muralistas es de suma importancia. Por eso nosotros trabajamos siempre de a muchos, independientemente de las cuestiones técnicas en las que podemos coincidir o no. El intercambio de saberes y habilidades es altamente necesario en nuestra actividad. Es otra concepción respecto a la del trabajo en un taller, porque el público te interpela constantemente, se involucra y participa de la obra, ya que la misma cambiará su entorno y su mirada. Recuerdo un mural que pinté en el año 1994 en la cancha de Boca, sobre Brandsen, seis paredes de 6 x 7 metros en las que plasmé la historia del barrio de la Boca. Hacía cinco o seis meses que estábamos pintando sobre andamios. Pasa un flaco y me dice: “¡Qué rápido que pintan ustedes! Ayer pasé por acá y no había nada”. ¡Es que claro!, como era una pared gris que no decía nada el flaco siempre iba mirando el piso y recién ese día descubrió el mural. Nos pasaba también con los conductores de autos que pasaban y que por mirarlo chocaban. Ahí te das cuenta que la gente no está acostumbrada a mirar lo que pasa en una pared o lo que está pasando en el ambiente. No tiene tiempo de recorrer. Esa lectura de tratar de ver un espacio, de pensar qué quiere decir ese color, esa imagen, es muy importante porque te ayuda a reflexionar, a detenerte, a mirar al otro. El espacio público que está en disputa constantemente a veces no juega ningún papel porque no estamos acostumbrados o no queremos mirar, porque todo es publicidad y no estamos acostumbrados a mirar en términos estéticos una pared. Lo novedoso del lenguaje muralístico, es que la obra transmite al espectador un arte humanístico, social y arquitectónico, que se reconstruye en la memoria de un pueblo con un sentido de pertenencia: la gente se reconoce a través de los muros, se apropia de ellos y se identifica con los personajes. En lo identitario, la solidaridad o la idea de lo colectivo es esencial para nosotros. Los muralistas tenemos muy claro que el héroe es colectivo y que no hay un héroe individual.

_mg_5731_phveropestoni¿Cuáles fueron a nivel latinoamericano tus referentes más notables?

Dentro del muralismo latinoamericano reivindico al mexicano Jorge González Camarena, también a Tamayo. En ellos lo que resalto fundamentalmente es lo estético, es una línea que me interesa observar. Me importan porque trabajan mucho el tema del color y se separan de la cuestión de la gráfica contundente como en Siqueiros. También Portinari o Guayasamín. Y llegando a la Argentina, Castagnino, un gran maestro dentro de la pintura del muralismo, a pesar de haber sido reconocido al igual que Berni mucho más como artista plástico. Y por supuesto Ricardo Carpani, porque para mí es una síntesis entre lo estético y el compromiso político con los trabajadores y por ende el pueblo.

_mg_5807_phveropestoni¿Y vos como docente de qué manera motivás a tus alumnos en la práctica mural?

A través del trabajo. Hay que dedicarle mucho tiempo a un mural. Soy docente de la Belgrano de cuarto año de pintura. Los chicos vienen con carencias pero también con logros. A veces hay que saber por qué lado entrar, ya que no sabés cuáles son sus intereses, si van a ser docentes o se van a dedicar a la plástica. Lo primero que trato de rescatar es lo profesional, incorporándoles la terminología, el método de trabajo y de interactuar con el otro, o qué implica un contenido dentro de una clase y como vos experimentás ese contenido. Me importa también hablar de la cuestión política, de lo que nos pasa. Articulo lo político con la práctica artística. Cuando hicimos la actividad en Florencia Varela, vinieron mis alumnos. Ese desparramo de pinturas, de gente, de movimiento, los motiva y los prende fuego. Quieren seguir, dan ideas, son imparables. Cuando doy clase de pintura al aire libre, son seminarios de pintura urbana. Me los llevo a pintar a la Reserva y quedan fascinados no sólo por la actividad sino también por el contagio que transmite mi pasión por el hacer. Me parece que ahí está la clave, esa pasión que uno tiene por lo que hace. Pero creo que la relación tan directa con la gente es la que motiva, esa realidad les hace ver la funcionalidad de la imagen del arte en el espacio público.

_mg_5766_phveropestoniEn estos tiempos de gran zozobra y derechización de la política, ¿se puede pensar en nuevos proyectos?

¡Claro que sí! Lo que más nos interesa es profundizar el trabajo dentro del Colectivo Carpani. Hemos incorporado la palabra, por lo que empezamos a confeccionar un boletín informativo donde hablamos de política, de estética. Es un boletín que queremos difundir entre los espacios militantes, culturales, sindicales, escolares, sobre todo en las escuelas de Bellas Artes. Atravesamos de esta manera la coyuntura neoliberal y nos preguntamos allí: qué pasa, qué pasó, cómo nos posicionamos ahora y qué hacemos. La realidad de lo que pasó ya está, ahora hay que empezar a hacer porque si no nos van a pasar por arriba. El boletín abarca temáticas que tienen que ver con el muralismo, con intervenciones urbanas, con la estética como concepto de lo que es la cultura latinoamericana, textos sobre el pensamiento nacional. Las imágenes, la palabra, la discusión, todo va a ser válido de ahora en más para revertir este proceso. Respecto del muralismo, pensamos volver a la idea de hacer congresos regionales y un segundo congreso nacional. Tenemos la idea que la preservación la producción y la protección del muralismo tiene que ser condición sine qua non para todo aquel muralista que haga un mural: la protección implica una ley, implica también normativas que atañen a la obra y al muralismo en sí mismo. Hubo una propuesta para incorporar el tema mural en los Salones Nacionales que fue instituir también un Premio Nacional a los murales. Y por otro lado, en lo personal estoy preparando una muestra de pinturas. Me encanta componer con el color. Trato de generar una paleta que me represente. Es como un proyecto en sí mismo, que vengo elaborando hace más de diez años desde que entré a la Cárcova. También me interesa el tema de las dimensiones y lo de generar profundidades por contraste, eso de explotar el color pero no por el pomo sino que la saturación funcione en determinado contraste. Composición bidimensional, relaciones de contraste, transparencias, todas estas son las cosas que tengo en cuento cuando pinto. Lograr tonos por superposición de tonos. Con respecto al mural estamos con varios proyectos en puerta que espero que se concreten.

_mg_5822_phveropestoni“Tanto lo instantáneo, lo que se realiza en un día, como lo trabajado para que el mural perdure en el tiempo son importantes.”

“La derecha ha utilizado los mejores materiales para representar a sus próceres. ¿Por qué nosotros no podemos hacer lo mismo?”

_mg_5748_phveropestoni“El kirchnerismo no rompió la matriz liberal dentro de las artes visuales.”

“Ricardo Carpani está ninguneado, es el maldito de la historia dentro de las artes visuales.”

 _mg_5718_phveropetoni

“En el lenguaje muralístico, la obra transmite al espectador un arte humanístico, social y arquitectónico, que se reconstruye en la memoria de un pueblo con un sentido de pertenencia.”

  • Facebook
  • Google Plus