Sin Gas para los pobres

Cuando el neoliberalismo acecha es preciso detenerse y repensar la estrategia. El gobierno de Mauricio Macri, fiel representante del poder concentrado, llegó a la Casa Rosada con un objetivo bien claro: transferir los recursos a los mismos de siempre.

Genocidio Energético

Texto:
Fotografia: Julia Vélez


¿Qué pasa cuando el CEO de una petrolera privada salta del otro lado del mostrador y se transforma en Ministro de Energía? De la mano de Juan José Aranguren llegó el tarifazo. Sin anestesia. El discurso dominante sostenido desde los medios de comunicación plantea que hay una crisis energética y que la responsable es “la pesada herencia”. Para Federico Bernal, director del Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo (OETEC) y miembro del Instituto Patria, el modelo neoliberal no acepta una energía barata, abundante y subsidiada.

Cuando el neoliberalismo acecha es preciso detenerse y repensar la estrategia. El gobierno de Mauricio Macri, fiel representante del poder concentrado, llegó a la Casa Rosada con un objetivo bien claro: transferir los recursos a los mismos de siempre. Incautar derechos sin medir consecuencias es su táctica. Los subsidios para fortalecer el crecimiento no están dentro de las preocupaciones del macrismo porque el gobierno no aspira al desarrollo industrial interno. El mercado decidirá quiénes podrán acceder a los servicios de luz y gas.

Federico Bernal, miembro del Instituto Patria y director del Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo (OETEC), tiene sus cuadernos a mano para responder con datos y cifras sustentados por los muchos estudios del Observatorio. La entrevista se da en una sala del Instituto Patria, entre cuadros de Evita y Néstor Kirchner. Bernal asevera que “Si lo que queremos es una Nación industrializada, socialmente justa y económicamente moderna y autosuficiente, la energía debe ser abundante, barata y estar en manos del Estado como su actor y gestor protagónico”.

bernal-6

Dos miradas antagónicas sobre la energía

¿De qué hablan algunos medios de comunicación cuando pronuncian “la pesada herencia”?, ¿cuál es el relato que nos quieren imponer? En relación al sector energético, las cifras (que pueden consultarse en la web del OETEC) hablan de una herencia de inversiones y de tendencia hacia una mayor soberanía energética. Federico Bernal señala que “El gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, según datos del actual Ministerio de Energía y de Camesa, realizó inversiones en materia energética por más de 25 mil millones de dólares. El consumo eléctrico per cápita duplicó al de la década del 90 y casi cuadruplicó al de la década del 80. El parque instalado aumentó un 50%, lo que se traduce en 14.000 megawatts. El consumo del sector residencial, industrial y comercial aumentó 40%”.

La gran falacia del discurso dominante son los cortes de luz como consecuencia de la mala salud del sistema energético. Bernal explica tal disyuntiva: “Para justificar la supuesta crisis existente, el gobierno de Cambiemos debía argumentarla. Como los índices del sector energético eran positivos, la única salida fue argumentar a través de los reiterados cortes de luz. Vale aclarar que este problema es común en todo el mundo. No hay sistema energético que no sufra apagones”.

La ideología del gobierno está en el centro de los fundamentos que el macrismo ensaya para defender el tarifazo. En este sentido, Federico Bernal señala que “otro argumento utilizado por el gobierno de Mauricio Macri es el déficit fiscal. Desde el punto de vista del neoliberalismo existió crisis energética en los últimos 12 años, porque ellos lo ven desde su concepción mercadista y nosotros desde una mirada popular. Ellos consideran a la energía como una mercancía o commodity y por eso no la quieren barata ni subsidiada. En cambio, nosotros creemos que el Estado debe acompañar al crecimiento industrial y sumar cada vez más argentinos al sistema. Desde 2003 a 2015, incorporamos más de 7 millones de hogares a los servicios de gas por redes y electricidad, diez provincias se interconectaron a la red eléctrica nacional y cuatro provincias a la red troncal de gasoductos. Con tarifas a valores accesibles promovimos la competitividad de nuestra industria, la producción y comercio interno. La energía es vital para erradicar la pobreza, mejorar el bienestar humano y elevar el nivel de vida”.

Desde la perspectiva de Bernal, “crisis energética existe cuando aumentan las muertes por no poder pagar la luz y el gas, o cuando cada vez mas argentinos tienen que comprar leña porque no pueden acceder a la garrafa por el incremento desenfrenado de los precios. La crisis energética puesta en marcha por la política de ajuste y austeridad afecta significativamente a la economía y conduce al deterioro socioeconómico, industrial y productivo nacional”.

bernal-3

Soberanía energética e inclusión social: un proyecto de país

La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner prologó el libro de Julio De Vido y Federico Bernal, titulado “Néstor y Cristina Kirchner. Planificación y federalismo en acción” (Editorial Planeta, 2015). En el prólogo, Cristina señaló: “No hay dos proyectos de país, como se suele señalar, sino que hay una sola posibilidad de ser país, y es que sea autónomo, soberano, industrial y socialmente justo, para que pueda auténticamente incluir a todos”.

El genocidio energético del macrismo

No existía ninguna crisis, la crisis la crearon ellos. Los autores son Mauricio Macri y sus ministros que con recetas de economistas neoliberales forjaron un país para pocos en tan sólo ocho meses.

Federico Bernal es directo: “Se está llevando a cabo un genocidio energético. Entre 2010 y 2015 sólo en la provincia de Córdoba se produjeron cinco muertes por intoxicación con monóxido de carbono. Sin embargo, es los primeros cuatro meses de 2016 se contabilizaron 20 fallecimientos por intoxicación y por hipotermia. Si comparamos los índices de los años anteriores con los primeros meses de 2016, los casos por intoxicación e hipotermia aumentaron en todas las provincias, menos en Capital Federal. Por ejemplo, en Tucumán la cifra creció un 200%, en Buenos Aires un 84%, en Neuquén un 53%. A nivel nacional ya hablamos de un 65%”.

Las cifras que enuncia Bernal “no son casuales sino que son consecuencia directa del tarifazo de gas y luz. La pobreza energética mata. La pobreza energética refiere a la incapacidad de los hogares de poder utilizar los servicios adecuadamente. Este aumento de los servicios y la inflación generan que una población cada vez más vulnerable tenga que elegir si calefaccionarse o alimentarse. No sólo se está llevando a cabo un genocidio energético por el crecimiento de muertes marcado por el exponencial incremento tarifario,

  • Facebook
  • Google Plus