"Mis tres hermanas. Sombra y reflejo" de Marcelo Savignone

Marcelo Savignone asume el reto de adaptar uno de los textos más emblemáticos de la dramaturgia del siglo XX: "Las tres hermanas" de Antón Chéjov. El riesgo es doble ya que además de la adaptación hay una apropiación que propone una mirada recortada.

Antes y ahora al mismo tiempo

Texto:


foto-prensa-8-cristian-holzmann


“Mis tres hermanas. Sombra y reflejo” de Marcelo Savignone

Marcelo Savignone asume el reto de adaptar uno de los textos más emblemáticos de la dramaturgia del siglo XX: “Las tres hermanas” de Antón Chéjov. El riesgo es doble ya que además de la adaptación hay una apropiación que propone una mirada recortada; Savignone centra su mirada en la intimidad de estas tres mujeres, dejando que sean sus historias personales las que cuenten la historia de la obra. Además versiona la obra para que ocurra en Argentina, haciendo un complicado ejercicio de contextualización, que permite que el texto renueve y problematice el entorno social con el que dialoga. Finalmente, utiliza la estrategia estructural de mostrarnos dos versiones de los personajes: las mujeres del presente y las jóvenes del pasado; dejando que todo suceda en un paralelismo que fusiona ambos espacios temporales.

El teatro es un lugar donde la representación del tiempo puede adquirir dimensiones metafóricas potentes. En esta ocasión Savignone utiliza esta característica de la teatralidad con inteligencia, haciendo que los personajes del pasado y del presente habiten el mismo espacio físico. Esto produce un efecto de simultaneidad entre dos momentos temporales separados. El pasado cobra vida inmediata y no es una mera evocación del relato, está físicamente presente mientras vemos a los personajes de ambas líneas temporales repetirse ante nuestros ojos. La obra se permite imaginar el futuro de “Las tres Hermanas” de Chéjov al mismo tiempo que lo vemos ser afectado por la presencia del pasado que las sigue habitando, que literalmente sigue presente en el mismo espacio físico que ellas. Al hacer esta operación, Savignone escenifica y le da cuerpo teatral a ese tiempo estanco en que sucede la obra original. Tres mujeres en una casa en donde parece que el tiempo se hubiera detenido para ellas mientras el mundo continúa. El pasado como una bestia capaz de devorar el ahora.

La construcción de esta mirada no hubiera sido posible sin la homogeneidad del elenco. Hay una sincronía entre los personajes interpretados por diferentes actrices, que da cuenta de un minucioso trabajo de caracterización; así como una paridad en el compromiso e intensidad de las seis, pese a la las heterogéneas diferencias que hay entre ellas. El contraste entre las texturas interpretativas de los dos grupos de actrices, las del pasado y las del ahora, le permite al público revalorar las implicaciones de la acción desde una doble perspectiva sensible. Las seis actrices se entregan por completo, atravesando el reto de estar en escena siempre, ninguna de ellas sale durante todo el espectáculo. Algo sucede todo el tiempo. Aún en la pausa, en la quietud y en el silencio el escenario está cargado de acciones que, por momentos, dicen más que las palabras o completan lo que éstas callan. Lograr esa vibración constante de la presencia en escena comprometida con una acción, requiere de cuerpos dispuestos a sufrir el desgaste. Las actuaciones están atravesadas por el compromiso de estar durante todo el tiempo involucradas profundamente con lo que allí les ocurre, ya esto es un logro justifica un día entero.

La escenografía es económica e inteligente, sirviendo para aludir apenas con lo necesario el entorno que mimetiza, al mismo tiempo que se convierte en un dispositivo escénico que refuerza y estimula la dinámica actoral. Algo que Savignone sin duda ha tenido claro es que el foco de la puesta esté sobre la actuación como médula de la obra. Todo está en función del trabajo de las actrices, quienes operan físicamente sobre el dispositivo escenográfico, moviéndolo a medida que nos permiten ver el lugar desde distintos frentes. Como si el cuartito adquiriera nuevas dimensiones a medida que la acción va deviniendo irreversible, como si viéramos las muchas caras del tiempo. La dinámica giratoria del dispositivo logra dotar al escenario de una potencia nueva, ya que lo convierte en un espacio más dinámico y complejo. Con esta estrategia escenográfica el montaje logra alzarse en llamas cuando la acción lo pide, sin necesidad que veamos nunca el fuego pero logrando hacernos sentir su destrucción. La obra trabaja con otra herramienta de la teatralidad: la metáfora como elemento potenciador de la imaginación. El espectador no va sencillamente a ver algo que sucede, sino que se le permite interactuar subjetivamente con ese acontecimiento.

“Mis tres hermanas. Sombra y reflejo” es una obra vibrante que apuesta a que la actuación sea un acontecimiento que atraviese la subjetividad del público, se permite mostrar una perspectiva dinámica que obliga a ejercer una mirada activa sobre aquello que es mostrado. Teatro que apela a la emoción del público como lugar de encuentro, apelando siempre a la teatralidad como elemento vital del encuentro, al proponerse poner ante el público el antes y el ahora al mismo tiempo. La simultaneidad de presencias en el espacio logra este efecto de cruce y la obra consigue ser una experiencia de teatralidad bien potenciada.

 


 

FICHA TÉCNICO ARTÍSTICA
Concepción: Marcelo Savignone
Actúan: Mercedes Carbonella, Merceditas Elordi, Sofía González Gil, Andrea Guerrieri, Marta Rial, Belén Santos, Marcelo Savignone
Vestuario: Mercedes Colombo
Escenografía: Gonzalo Cordoba Estevez
Iluminación: Nacho Riveros
Video: Rakia Comunicación
Fotografía: Cristian Holzmann
Diseño gráfico: Ed
Asistencia general: Sergio Beron, Chusa Blázquez
Prensa: Marisol Cambre
Producción ejecutiva: Sebastián Romero
Producción general: Producciones Belisarias
Colaboración artística: Sergio Beron, Chusa Blázquez
Realización: Los Escudero
Dirección: Marcelo Savignone

 

INFORMACIÓN
LA CARPINTERÍA
Jean Jaures 858 (mapa)
Capital Federal – Buenos Aires – Argentina
Teléfonos: 4961-5092
Web: http://www.lacarpinteriateatro.com.ar
Entrada: $ 200,00 / $ 150,00 – Domingo – 16:00 hs – Hasta el 25/09/2016
Entrada: $ 200,00 / $ 150,00 – Sábado – 17:30 hs – Desde el 01/10/2016

 

 

  • Facebook
  • Google Plus