Columna Gustavo López en #NoNosQuedaOtra

Queda claro que gobernó para los sectores más concentrados de la economía, plasmando una de las transferencias más grandes de recursos de los que menos tienen a favor de los que más poseen, pero en tiempo récord.

Que los parió!!

Texto:


Se cumplieron nueve meses desde la asunción de Mauricio Macri al gobierno, plazo más que suficiente como para parir un diagnóstico a partir de la enumeración de las principales medidas impulsadas y adoptadas en ese tiempo.

Queda claro que gobernó para los sectores más concentrados de la economía, plasmando una de las transferencias más grandes de recursos de los que menos tienen a favor de los que más poseen, pero en tiempo récord.

En su primera semana de gobierno devaluó un 60% el peso respecto del dólar, favoreciendo con este “sinceramiento” a los sectores exportadores concentrados. A ellos, además, les bajó o les quitó directamente las retenciones que pagaban, al igual que a las mineras, provocándoles un ingreso extra de más del 70% de las ganancias y un agujero fiscal de 100 mil millones de pesos que pasamos a financiar con endeudamiento externo.

En sólo nueve meses la deuda externa creció en 34 mil millones de dólares, pasando del 43% al 50% de endeudamiento respecto del P.B.I.. Parte de ese dinero se fue a los bolsillos de los fondos buitres, otra parte se fugó, muy poco quedó en reservas y las provincias volvieron a endeudarse como no lo hacían desde la década del 90’.

Entre la devaluación, la suba de la tasa de interés y el aumento de los precios de la canasta básica producto de la devaluación, el salario se licuó y perdió en promedio un 15% de su valor. Si a la brutal recesión provocada por media docena de medidas económicas le sumamos los 60 mil despidos del sector público y los 120 mil del sector privado, casi 200 mil argentinos perdieron su trabajo.

Inflación, recesión, pérdida del poder de compra del salario y despidos, combumación explosiva e innecesaria que apunta a bajar el valor del salario, ya que en la ideología de mercado dominante, ya no es una variable económica que apunta a consolidar la demanda y el mercado interno, sino que para el gobierno es un costo que hay que bajar para que no se convierta en palos en la rueda.

Al ajuste brutal hay que agregarle una pisca importante de deterioro de la calidad institucional. Se intentó imponer a dos jueces de la Corte por Decreto, se anuló la parte sustancial de la Ley de medios en favor de profundizar la concentración, entregándole al principal grupo de opinión de la Argentina la empresa Nextel y a su socio, Telecom. Para completar este panorama, se le entregó directamente a las corporaciones el manejo institucional del Estado: Shell, La Anónima, Farmaciti, Lan, HCBC y sigue la lista… son algunos de los muchos grupos económicos que pusieron a sus CEOS en el manejo directo de sus negocios en fragrante violación a la Ley de Ética Pública

Siempre sostuvimos que venían por los recursos, pero ahora sabemos en apenas nueve meses, que vienen por todo. El brutal ataque contra el Juez Rafecas que osó desoír a las corporaciones en beneficio de la aplicación del Estado de derecho, muestra a las claras que quieren destruir lo construido en el menor tiempo posible, pero también construir un nuevo orden conservador en el que el capital y los negocios estén por encima de los derechos más elementales de la condición humana.

Pasaron apenas nueve meses, que los parió!!!

IMG_20160905_120900601

Gustavo López

Referente MNA FORJA

  • Facebook
  • Google Plus