Partido Judicial, Abuso sexual y Dictadura: el tridente de la perversión

Ahora, el estudio Saint Jean y Maggio también se dedica a defender abusadores de niños. Maggio y Frola, hijos de asesinos, andan como Batman y Robin luchando por la justicia de Ciudad Gótica, la ciudad de los pedófilos.

Los auxiliares de la pedofilia

Texto:
Ilustración: Maite Larumbe


Escuchar el editorial completo

El viernes pasado tuve la oportunidad de estar en la movilización de Ni Una Menos. Un fuego que crece día a día. Dos marchas exitosas en su haber y centenares de organizaciones, personalidades y periodistas. Claro que eso no significa que se haya modificado algo. A veces pienso que para cambiar determinadas cosas profundas de la historia hace falta un acto violento. Una bomba. Algo inesperado, inexplicable, inobjetable. Mientras caminaba por entre la muchedumbre, me sorprendió la cantidad de carteles que pedían por los niños. Sí, por los menores que sufren abusos sexuales o maltratos de diversa índole. Es que lo que tienen en común la violencia machista y el maltrato infantil es el exceso del poder, el esclavismo que se ejerce sobre los que, dado el origen patriarcal de nuestra sociedad, cuesta menos vulnerar. Se trata de relaciones asimétricas. Las niñas, niños o adolescentes no están emocionalmente formados para comprender la economía de una relación sexual. Lo mismo sucede con el trabajo esclavo infantil y con la trata de blancas. ¿Qué pensarías si te digo que todo tiene que ver con todo? Que si empezás a tirar de esas redes te das cuenta que están todas amarradas al mismo barco. Un embarcación que se multiplica en todas las fronteras del mundo. Que se reproduce en las familias, en las instituciones religiosas, en las arcas más altas del poder. ¿Qué pensarías, si te digo que por los pasillos del Poder Judicial desfilan operadores de la pornografía infantil, de la prostitución, de la pedofilia y la corrupción de menores?

La perversión no se reduce a una estructura psicopatológica. De hecho la mayoría de los abusadores que la justicia deja libres presentan una estructura neurótica-obsesiva y se desarrollan en un ambiente familiar que naturaliza ciertas prácticas y abusos de poder desde la temprana infancia. ¿Será por eso que los auxiliares de la justicia del Cuerpo Médico Forense nunca encuentran pruebas suficientes para procesar a los imputados por abuso sexual infantil? Sería más fácil concluir que son cómplices. Se amigan con los peritos de la defensa, compran fiscales o tienen una estructura más alta que les permite poner en jaque a los jueces. Lo cierto es que 1 de cada 5 niños son abusados. Y lo que te digo no lo inventé yo. es un informe de UNICEF. Sí, escuchaste bien. El 20% de los niños menores de 18 años sufrió algún tipo de abuso y el 60% suceden en la propia casa o en la de los abuelos. Solo el 16% de los chicos pide ayuda. Los que callan sienten vergüenza, tienen miedo a ser señalados o a sufrir represalias de sus agresores. De acuerdo al informe, de cada 1.000 abusos que se comenten se condena a uno solo. Sí escuchaste bien: a 1 sólo sobre 1000 casos.  ¿Querés saber a quién le toca entre esos mil? Al abusador de bajos recursos económicos. Pero la mayoría de los casos suceden en la clase media y alta y permanecen en la impunidad.

A lo largo de toda la semana pasada estuve reunido con madres que están en esta situación. Son muchas. No te imaginás cuántas son. Y todas las que tuvieron el coraje de hacer la denuncia, están sufriendo la misma condena: La del Poder Judicial. En el 99,9% de los casos, los abusadores quedan en libertad y son declarados inocentes. Someten a las madres y sus hijos a pruebas horribles que ni siquiera cuentan con la confiabilidad y validez mínima requerida para ser consideradas fehacientes. Las pericias de los imputados tienen apenas dos hojitas y la de las madres que denuncian son informes maratónicos que siempre llegan a la misma conclusión: Por despecho o venganza, las madres inventaron esta historia, se la implantaron a sus hijos para alejarlos de sus progenitores. Están locas, tienen trastornos de personalidad y son desacatadas porque según la justicia, es otro caso de síndrome de alienación parental. ¿Querés que te cuente de que se trata? El SAP es una figura creada por Richard Gardner. Gardner fue creador de la Fundación de la Falsa Memoria para la CIA, donde se realizaban torturas a niños. Fue un pedófilo confeso y creó esta teoría que se basa en que la madre que no ayuda al padre a tener relaciones con sus hijos es una madre histérica y alienadora. Gardner dice que todos somos pedófilos pero que algunos lo confiesan y los que no lo confiesan es porque son hipócritas. Fue perito de parte de cientos de abusadores y se enriqueció cobrando cinco mil dólares la hora por asistir a abusadores a salir de sus causas judiciales. Su obra jamás fue reconocida por la OMS, ni por la Asociación de Médicos, ni Psiquiatras ni Psicólogos de Estados Unidos. Sin embargo, su teoría se ha esparcido por el mundo y Argentina no es la excepción. Estas agrupaciones se mueven en todo el mundo, tapadas por organizaciones de padres separados que utilizan las teorías pedófilas de Gardner. Lamentablemente, en la Argentina no está tipificada la tenencia de material porno infantil, lo que hace que estos tipos anden muy tranquilos por la calle. En un caso gravísimo vimos cómo a un padre que se le allanó la casa y se secuestraron kilos de material porno infantil luego le dieron la tenencia de su hija de cinco años bajo un fallo SAP, aduciendo que la madre era alienadora porque no quería que viera al padre pedófilo. En nuestro país hay muchas fundaciones que se ocultan bajo la supuesta defensa de los derechos del niño y en realidad operan la pedofilia. Hoy no tengo tiempo de nombrarlas a todas pero te voy a nombrar a una de las más importantes. Tal vez hoy la conozcas como Los Padres del Obelisco o por el documental “Borrando a Papá”. Pero todas son hijas de una fundación llamada APADESHI (padres alejados de sus hijos). En su página se enorgullecen diciendo “27 años en defensa de la Familia y sus derechos”. Pero te voy a contar brevemente cómo empezó esta historia. En 1988, José María Bouza, su presidente, conoce a Gardner en Columbia y a través de una editorial traduce toda su obra. Y repite el negocio, a través de su fundación se dedica a llenarse de plata defendiendo pedófilos. Hoy varios canales de televisión y el diario La Nación, se encargan de venderlos como unos pobres corderitos privados de ver a sus hijos pero son lobos y en muchos casos, logran que se restituya a la víctima a la jaulas de su violador.

El umbral más cercano para analizar la historia de la perversión en nuestro país es la última dictadura cívico-militar. El partido judicial ha tenido una entusiasta labor en esta empresa de asesinato, tortura, abuso de poder, desmantelamiento de la subjetividad y de la integridad sexual y moral de nuestro pueblo. La represión construyó su escenario en las sombras de las instituciones. Los niveles de complicidad y silencio fueron profundos. ¿Qué papel protagonizaron los funcionarios judiciales, los abogados y sus asociaciones y los juristas durante el gobierno de facto? ¿Hubo una renovación de jueces con el retorno de la democracia? ¿En qué medida hemos avanzado desde 1983 a la fecha en la reconstrucción de la institución judicial? El poder judicial jugó un papel estructural en la última dictadura. La denegación sistemática de hábeas corpus, la validación de normas de facto, la participación en el ocultamiento de cadáveres, la apropiación ilegal de niños nacidos durante el cautiverio de sus madres, los interrogatorios e incluso la tortura a detenidos en forma ilegal y la delación de abogados comprometidos con las víctimas a fin de que fueran disciplinados por las fuerzas represivas. El gobierno militar fue positivizado por el Poder Judicial. La Corte Suprema estableció abiertamente que las actas institucionales y el estatuto para el llamado Proceso de Reorganización Nacional eran normas que se integraban a la constitución. Lo cierto es que las estructuras y redes del poder judicial cómplice de la dictadura continúan vigentes e impunes. El reciente decreto 721/16 impulsado por el macrismo, delega en los jefes de las Fuerzas la mayoría de las designaciones y cambios de destinos de oficiales, y el pase a retiro y bajas de sus miembros, dándole más autonomía a las fuerzas y menos control al Poder Ejecutivo. Todos los días en la corporación Cambiemos hay un pequeño gesto que alimenta el regreso de los más perversos a la democracia.

Hecho este pequeño recorrido. Dejo en claro que tenés que tener mucho cuidado porque estos tipos tienen fundaciones para luchar en contra de lo que ellos mismos practican de forma oscurantista. ¿Y si te digo que los que están metidos en el negocio de la trata, la pornografía infantil y el secuestro de menores de edad, es gente que se formó en la última dictadura militar? El  gobierno de Mauricio Macri convoca a los perversos como eminencias en materia de Derechos Humanos. Te voy a dar un ejemplo de cómo todo tiene que ver con todo.

Pablo Maggio y su hijo Facundo, junto con los hermanos Ricardo y Daniel Saint Jean, y Edgardo Frola y su hijo Maximiliano forman un clan de letrados que patrocina a represores y ataca a los organismos de Derechos Humanos. Denunciado por Tiempo Argentino en el año 2014: Pablo Maggio, es un abogado que defiende a los fondos buitre y se hizo conocido por haber firmado junto con sus socios del estudio Saint Jean y Maggio una carta de la Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia que defendía a los represores. La participación de sus colegas Ricardo y Daniel Saint Jean no es casual: Ricardo es hijo del ex gobernador de la provincia de Buenos Aires de facto, llamado Ibérico Saint Jean, y Daniel de su hermano, Alfredo. Ricardo y Daniel han sido históricamente abogados defensores de Ibérico y de Norberto Cozzani, el chofer de Ramón Camps, ex jefe de policía durante su mandato. Saint Jean se jactaba de haber desaparecido 5000 subversivos, y había sostenido en 1977 que “primero mataremos a todos los subversivos, luego a sus colaboradores, después a sus simpatizantes, enseguida a aquellos que permanecen indiferentes y finalmente a los tímidos”. Ricardo nunca se avergonzó de los crímenes de su padre. De hecho, llamó a los procesos de lesa humanidad “de lesa comodidad”. Dijo que a los represores “no se los juzga por la forma en que combatieron el terrorismo. Se los juzga por haberlo combatido”. Por ello, identificó a los genocidas como “los judíos de la Alemania nazi, los actuales cristianos de Irak, los esclavos del socialismo del siglo XXI o los parias de la democracia”. ¿Te das cuenta? Ahí andan caminando por las calles como si nada, hoy un poco más zarpaditos porque el gobierno actual, necesita de ellos para silenciar las voces. No nos confundamos. Las armas simbólicas se agotan también y es necesaria la inteligencia fascista para silenciar las voces.

Alfredo Saint Jean, el hermano de Ibérico, fue ministro de Interior de Galtieri y fue responsable de la represión de la marcha del 30 de marzo 1982 titulada “paz, pan y trabajo”, convocada por el titular de la confederación General del Trabajo, Saúl Ubaldini. Saint Jean fue procesado por 33 delitos de lesa humanidad como jefe de la subzona 12 del centro y oeste de la provincia de Buenos Aires, pero las leyes de Punto Final y Obediencia Debida truncaron el procedimiento, por lo que murió en libertad. Pero estos no son los únicos lazos de los socios de Maggio con la dictadura militar. Su hijo, Facundo Maggio, defendió al sacerdote católico José Eloy Mijalchick y acudió a las audiencias portando estampitas de Jesucristo y la Virgen María. Pero al mismo tiempo que apoyaba al sacerdote acusado de complicidad, formaba parte de la fiscalía de Estado de Tucumán, por lo que hubo denuncias de incompatibilidad de funciones y fue destituido. Posteriormente, Ricardo Bussi, el hijo del ex gobernador de facto de la provincia, pidió por su reincorporación. Otra persona que trabaja en el estudio Saint Jean y Maggio es Maximiliano Frola. Él es hijo de Edgardo Frola, quien trabajó con el ministro de gobierno bonaerense de facto Jaime Smart en la vocalía 7 y luego secretario de Asuntos Institucionales de la gobernación de Ibérico Saint Jean. Frola en 2013 asistió a un acto del Colegio de Abogados para restituir el cuadro del juez Jorge Vicente Quiroga, que integró la Cámara Federal en lo Penal, más conocida como Cámara del Terror o Camarón, creada por el dictador Alejandro Lanusse con el objetivo de perseguir actividades “subversivas”. Desde allí, Quiroga evitó realizar hábeas corpus a 19 presos políticos del penal de Rawson que se habían fugado, que luego fueron fusilados en la Masacre de Trelew. El propio Quiroga absolvió a los marines que realizaron los asesinatos. “Los que mataron a Quiroga son los mismos que fogonean la política de odio y revancha que hoy afecta al Poder Judicial”, dijo en ese momento Edgardo Frola, y atacó a la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, opinando que “ella y sus seguidores están sintiendo miedo y eso para mí es un hecho de optimismo”.

Frola fue señalado por el ex canciller Héctor Timerman como uno de los responsables del secuestro de su padre, Jacobo. Asimismo, el abogado Eduardo Luis Duhalde pidió su detención por su participación en delitos de lesa humanidad. Él y Maximiliano se encuentran, uno al lado del otro, firmando la carta de la Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia junto con Maggio y los Saint Jean, como si fuera un pacto de una familia demasiado grande para un solo apellido.

Pero la cosa no termina ahí. Ahora el estudio Saint Jean y Maggio también se dedica a defender abusadores de niños. Facundo Maggio y Maximiliano Frola, los hijos de estos asesinos, andan como Batman y Robin luchando por la justicia de Ciudad Gótica, la ciudad de los pedófilos.

Para Aristóteles, las mujeres pertenecían al ámbito privado; no participaban en la polis; eran idiotas. La teoría de la civilidad de Aristóteles establecía la presunción normativa de que la vida en la polis era superior a cualquier otra y que el único ciudadano con ese privilegio era el HOMBRE dotado. De esta manera, las mujeres, los esclavos y los niños no eran ciudadanos sino personas naturalmente gobernadas. Así, el lugar de la mujer se reducía a lo privado y a lo inferior.

El viernes pasado, el Festival lo cerró una banda de cumbia. Tita Print, nos regaló unas palabras y aclaró que no era para nada casualidad que estuviera esa noche ahí, frente a la pirámide de mayo. Porque hacía 40 años un grupo de mujeres a las que también llamaron locas daban vueltas una y otra vez ejerciendo el derecho a reclamar por sus hijos. Y eso es lo que el Poder Judicial hace con estas madres. Somos muchas las organizaciones que empezamos a investigar estos casos. Y será por eso también que cuando esa mujer levantó la bandera de sus hijos, valientes, revolucionarios, que tuvieron las agallas para desenterrar un secreto horrible, la plaza estalló en un grito ensordecedor. Porque el Poder Judicial dice que estas madres fabulan, que tienen trastornos de personalidad, que realizan proyecciones masivas sobre sus hijos, que le implantan un discurso y los obligan a mentir, porque ellas además de locas y de putas y de perturbadas sexuales, se quieren vengar de sus ex, supuestos padres de sus hijos, violadores de sus propios hijos, abusadores del poder que otorga ser padre, ladrones de la inocencia y de la libertad de criaturas de apenas 3,4,5 o 6 años.

Era realmente necesario que se diese una movilización de estas características. Por lo emotiva y por lo transversal. Porque otra vez nos devolvió ese saber de que las minorías son la mayoría. Nos devolvió la lucidez para pensar en que el fortalecimiento del debate es de por sí, un principio revolucionario y que es, con aquellos principios, con los que se construye acciones nuevas, que profundizan y le prestan palabra a los grandes cambios. Hace más de 40 años que venimos pidiendo justicia por los responsables de la última dictadura militar. Las madres nos enseñaron que la violencia se denuncia públicamente, en la plaza del pueblo. Los hijos nos mostraron que el escrache era la única herramienta efectiva para impedir que los asesinos y los perversos caminaran libremente por las calles.

Los niños tanto más que las mujeres, han sido reducidos a la categoría de esclavos. ¿Qué podemos esperar de una sociedad cuyos valores están signados, significados, nominados y hablados por aquello que Marx definió bajo el nombre de capitalismo: un conjunto de valores, que replica desde Aristóteles hasta hoy la concepción de que el que manda es ese ser superior: ¿Dios? ¿El Dinero? ¿El señor Juez? ¿No te das cuenta que son todas figuritas del mismo álbum?

Cada día son más las madres que atraviesan esta situación. Las llaman locas, las llaman alienadoras, las llaman rebeldes, las llaman despechadas. Pero estos madres son apenas un murmullo de lo que sucede en nuestra sociedad. 1 de cada 5 niños son abusados sexualmente. Pero sólo 1 de cada 1000 casos son escuchados por la justicia. Y lo que es peor. La tortilla se da vuelta. Las víctimas son declaradas culpables y los abusadores inocentes. Como si fuera poco tanto sufrimiento, los violadores vuelven por más. Piden la tenencia de sus víctimas. Enjuician a sus madres y se pasean por la vida como si nada hubiera pasado. Buscando otro contacto íntimo con algún menor, para apropiarse de su alma, para vivir a través de ellos lo que ellos no pueden, el amor.

Pido disculpas por lo extenso del editorial de hoy. Pero tengo razones muy intensas para jugármela con este tema. Porque me toca en lo personal, porque hace 3 días que siento que el estómago me va a reventar. Porque todos esos niños nos necesitan y porque no me voy a callar la boca. Por eso les pido que abran bien los ojos, porque en las próximas semanas se vienen denuncias graves. Porque estas madres sí que están locas, están locas de amor, están locas de revolución. Porque para enfrentarte al Poder Judicial tenés que estar loco de remate pero para darle asilo y protección a los abusadores como hacen los peritos del Cuerpo Médico Forense. No tenés que estar loco, tenés que ser un hijo de mil puta para todos los días de tu vida elaborar informes de madres locas para proteger el negocio de la pedofilia.

Bienvenidos a No Nos Queda Otra, un ejército de locos que pronto va a prenderte fuego tu silencio complice.

Concordia

  • Facebook
  • Google Plus