Una verdadera satisfacción

Los comentarios que hacían los asistentes cubanos referían a la importancia de estar viviendo un suceso cultural sin precedentes

Los Stones: Gratis y en Cuba

Texto:


Los Rolling ofrecieron un show inédito y gratuito ante casi 500 mil personas en La Habana, Cuba, en el marco de su gira “Ole Tour 2016”. Es la primera vez que el grupo se presenta en la Isla.


enviada especial en Cuba

Mick Jagger, Keith Richards, Ronnie Wood y Charlie Watts  llegaron un día antes del show en horas de la tarde. Poco trascendió de qué actividades desarrollaron excepto por los dichos del propio Jagger durante el recital cuando en un confuso español declaró que habían estado en la embajada británica y que luego habían ido a comer frijoles y a bailar rumba.  Lo cierto es que el viernes 25 de marzo minutos después de las 20.30 horas, cerca de medio millón de personas escucharon: “Ladies and gentlemen, the Rolling Stones” y comenzó a sonar “jumping jack flash” junto al  coro cubano “EntreVoces”. El escenario de 80 metros imponente, deslumbrante, majestuoso, brillaba en la Ciudad Deportiva, en La Habana y un sonido único cuasi perfecto era percibido por miles de personas que se fueron acercando a lo largo de la tarde y entre cubanos y extranjeros se preparaban para disfrutar de un suceso cultural único que daba por cerrada la gira “Olé Tour 2016”.

La banda británica, las Majestades Satánicas, ofrecieron un espectáculo increíble y gratuito justamente en el país donde la accesibilidad a la cultura no es exclusiva de nadie. “Buenas noches mi gente de Cuba” dijo Mick Jagger mientras el público festejaba con fervor la presentación. Y no fue lo único que preparó en español: “Están en talla” fue la frase popular y habanera elegida tal como lo viene haciendo en cada país con modismos típicos pero también se escuchó: “Gracias Cuba por darle tan buena música al mundo” y en otro momento hizo referencia a que años atrás su música era difícil de escuchar en Cuba pero que ahí estaban ahora. Cada gesto de Jagger y del resto de los legendarios músicos fue ovacionado por un público muy particular porque la enorme cantidad de extranjeros que allí estaban cantaban sus canciones, en cambio muchos de los cubanos presentes festejaban el hecho cultural que se sucedía frente a ellos sin el fanatismo que mostraban sobre todo los argentinos y mexicanos.

El show se dio en el marco de la Semana de la Cultura Británica que contó con festejos en la Fábrica de Arte Cubano, en  Bertolt Brech y en el Submarino Amarillo.

Los músicos se mostraron sonrientes aunque quien más llamó la atención en este sentido fue Charlie Watts que dejó ver su sonrisa como nunca antes.

Los comentarios que hacían los asistentes cubanos referían a la importancia de estar viviendo un suceso cultural sin precedentes y que esperaban que fuera la puerta de entrada a otros grandes músicos. También la altísima calidad que tenían el sonido y las pantallas gigantes de 40 metros de alto fueron motivo de grandes elogios.

Dentro de las personalidades que se hicieron presentes se destacó la del actor Richar Gere y la modelo Naomi Campell así como también de músicos cubanos y personalidades de la cultura de la isla y diplomáticos de una decena de países.

El show duró casi dos horas y media y concluyó con el esperado tema “Satisfaction” aunque ya muchos de los asistentes, en su enorme mayoría cubanos, empezaron a emprender la retirada antes. Al interpelarlos sobre el por qué, ellos decían: “Ya vimos lo que queríamos ver. Ahora tenemos que llegar a casa”. El show concluyó y la sensación de haber vivido algo único quedó en todos nosotros.

rolling 2

  • Facebook
  • Google Plus