En el nombre del padre

"Los prostíbulos de Raúl Martins siguen funcionando hoy en día en la Capital Federal."

Causa Amia | Entrevista a Lorena Martins

Texto:


El nombre de Lorena Martins empezó a resonar en algunos medios allá por enero de 2012. Lorena denunció a su propio padre, Raúl Martins, ex agente de la SIDE, de liderar una organización criminal de trata de personas, que operaba gracias a la connivencia de funcionarios del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y de la policía.


DGF25011208MARTINSLa causa originada por la denuncia de Lorena Martins recayó en el Juzgado Criminal y Correccional Federal N° 5. El Juez a cargo era Noberto Oyarbide, quien tenía un vínculo personal con el denunciado. Oyarbide se excusó y la causa pasó al Juzgado de María Romilda Servini de Cubría. La causa fue archivada cerca de cinco meses después. Los argumentos de la Jueza fueron que, de acuerdo al Código Penal, una hija no puede denunciar a un padre y que, además, no había suficientes pruebas. Seguramente pesó en esta decisión de la Justicia que, además de la trata, Lorena denunció que su padre fue uno de los principales financistas de la campaña a Jefe de Gobierno de Mauricio Macri, con dinero mal habido del negocio de la explotación sexual de mujeres en la ciudad. Recordemos que al actual jefe de gobierno se lo vio en varias fotografías en el boliche “Mix”, propiedad de Martins en México. Ese boliche, además, está denunciado como base de operaciones de “Los Zetas”. En otra fotografía se lo ve a Mauricio Macri sentado al lado de Gabriel Conde, procesado y prófugo de la justicia por regentear a fines de la década del 90 el prostíbulo Shampoo donde explotaban mujeres traficadas de Brasil y República Dominicana. Gabriel es el hijo de Luis Conde, quien creó Shampoo y fue un reconocido dirigente del club Boca Juniors. Luis llegó a la vicepresidencia de Boca y fue aliado de Mauricio Macri para que éste obtuviese la presidencia del club xeneize.

¿Porqué decidís denunciar a tu padre?
Es una historia larga pero intentaré ser sintética. Me fui de la casa de mis padres bastante joven ya que me casé a los 20 años. Viví muchísimos años en el extranjero. Volví a Argentina a los 35 años. Fue ahí que empecé a descubrir la actividad de mi padre y la magnitud de los hechos. Es cierto que anteriormente se lo había involucrado con los prostíbulos pero según él sólo estaba de “infiltrado” como agente de la SIDE. Su trabajo como espía le sirvió muchas veces de excusa. Resultó ser, como dicen algunos, el espía espiado ya que llegué a averiguar a fondo lo que hacía. Una historia tremenda donde te puedo asegurar que muchas veces tuve pánico. Recuerdo el día en que descubrí un departamento donde guardaba videos de los prostíbulos, documentación, etc. Me temblaban las manos, tenía la boca seca y el latido de mi corazón era tan fuerte que sentía que me palpitaban hasta los oídos. En momentos como ese me daba la impresión de que antes o después iban a matarme. Si no era mi viejo sería otro de los relacionados con el negocio. Hubo momentos que me hicieron tomar la decisión de denunciar: un pedido de auxilio que me hizo una chica en México y el oír a mi viejo decir que me iba a matar por haberlo enfrentado con todo este tema. La periodista Lydia Cacho, motivada por la historia de mi padre, hizo el libro “Esclavas del poder”, sobre trata de personas. Hoy quizás habría que hacer otro libro más.

¿Cuál es el vínculo de Raúl Martins con la SIDE?
Mi padre es ex agente de la SIDE y como es lógico conoce a muchos otros agentes. Siguió conservando siempre esos contactos y a través de ellos conoció a otros agentes que fueron incorporándose a la actual SI.

¿Quién era el “Lauchón”?
Otro agente de la SIDE. Era amigo de mi papá y lo conocí siendo muy chica. Ingresó a la SIDE en 1977, su padre también había sido de la SIDE. El año pasado fue acribillado de once tiros en un allanamiento de la Bonaerense que realizó el grupo Halcón. Yo terminé denunciando al “Lauchón” por varios motivos, entre ellos porque fue cuando tuve el enfrentamiento más fuerte con mi papá, mi papá llamó al Lauchón y le pidió que enviaran dos matones. Por suerte intervino la policía (por otras razones había policía en mi casa). Luego llamé al Lauchón y le pedí explicaciones. Admitió que él envió los matones pero me dijo que no sabía que eran para mí. También recibía pagos mensuales de la organización de mi padre para que controlara y avisara en caso de que tuvieran los teléfonos pinchados. La red de trata de mi padre tiene muchas formas de saber si están siendo investigados. Esta es una de ellas. Supongo que ese trabajo se lo encargaría luego a otro agente SIDE.

¿Oíste hablar de Stiuso alguna vez? ¿Tu padre lo conoce?
Oí muchas veces hablar de Jaime (así le dicen sus compañeros de la SIDE). Se conocen y no creo que esto sorprenda a nadie. Trabajaron muchos años para la misma institución. Los dos entraron a la SIDE siendo muy jóvenes, en la década de los 70. Lo sorprendente es que Stiuso quiera negarlo. Quizás es porque muchos artículos periodísticos los vinculan a ambos en referencia a posibles delitos de lesa humanidad que podrían haber cometido en los 70. Otros los vinculan con la trata.

¿Por qué nadie dio curso a tus denuncias?
Dos días antes de que cerraran la causa judicial a mí me avisaron que la causa iba a cerrarse y que era por presiones de la SIDE. Supongo que era cierto porque, tal y como me dijo la persona que me informó, la causa se cerró. También es cierto que había presiones de diversos sectores para que no se investigara. Había demasiada gente involucrada y con muchísimo poder. Quisiera recordar que los prostíbulos de Raúl Martins siguen funcionando hoy en día en la Capital Federal. Espero que los jueces y fiscales que se rasgan las vestiduras hablando de Justicia recuerden el caso de Raúl Martins y hagan una autocrítica real de cómo un caso que ha sido tan visible durante muchos años haya conseguido tener tal impunidad. Por mi parte voy a seguir luchando por que se investigue y cualquiera, desde ONGs o ciudadanos particulares, que quiera ayudar es bienvenido.

image(3)¿Qué pensás de la relación que existe entre algunos jueves, fiscales, periodistas y servicios de inteligencia?
En la mayoría de los casos son relaciones perniciosas que atentan directamente contra el Estado de derecho. Gracias a esas relaciones denuncias como la mía quedan archivadas o “cajoneadas”. Muchas veces me da la sensación de que son como una especie de elite que llegan a tener más peso que el propio gobierno de turno. Forman el poder dentro del poder. De hecho trascienden gobiernos. Tal y como muchos agentes de la SIDE se jactan, los gobiernos pasan y ellos se quedan.

¿Creés que la muerte de Nisman tiene vinculación con Stiuso o con los servicios de inteligencia?
Creo que hay que ser prudentes y esperar que sea la Justicia la que determine eso, pero por lo que conozco de la SIDE no me sorprendería su implicación. Lo dije desde el primer momento.

¿Qué pensás de la disolución de la Ex SIDE y de la creación de una nueva agencia de inteligencia?
Un acto valiente, arriesgado y necesario. Conservo la esperanza de que se avance en esta línea con una depuración real y profunda de los agentes de la Secretaría de Inteligencia.

  • Facebook
  • Google Plus