Inicio | Editorial | Carlín | eH? | Galería | Agenda | Números anteriores | Contacto

Escribe Silvana Jáuregui [+]
Fotografías por Veronique Pestoni [+]

“Niebla del Riachuelo… amarrado al recuerdo, yo sigo esperando…”

Cuando el Riachuelo recordó a Quinquela

escanear0020

El año es 1890. Nace en la Boca Quinquela Martín, un hombre que sabrá poner color a la historia de su barrio, sensibilizando las entrañas de sus calles, abarcando los rincones, las veredas y los cielos de ese Barrio que lo acogió para siempre, lo cuidó y le dio una vida nueva. La Boca, un sentimiento de paisajes y decires, un ir y venir de surcos en el agua, de ruidos que aniquilan los sentidos, de un puerto que recoge el canto nuevo de los inmigrantes italianos, que se quedaron, para forjarse modelo e historia de sus deseos y expresiones. Es el lugar perfecto para encontrar la expresión de lo que dicen y muestran sus cuadros. Pero no fue la Boca quien se lo dijo, fueron sus sentimientos los que pintaron cada una de sus obras, por eso lo vemos como un pintor libre, un realizador reflexivo de los momentos. El propio Quinquela decía (1966) “La realidad puede ser para mí un punto de partida pero no de llegada. Frente a ella no me considero un copista sino un intérprete. Mi Boca está pintada con elementos de la Boca, como mi puerto con elementos del puerto. Los elementos son auténticos pero yo los manejo a voluntad.” La Boca fue su taller, su refugio y su modelo, siempre fiel a su gente, a su puerto y a su Barrio, allí donde el trabajo hirvió y tuvo vida.

Por lo que lo consideramos un visionario de escenarios posibles, un creador de identidad y de miradas emotivas, un constructor de esquemas profundos, un creador de atmósferas y claroscuros, un hacedor de movimientos del agua del Riachuelo, de chimeneas humeantes, de barcos carboneros, de puertos nostálgicos, de luces y de sombras, de erguidos mascarones policromados y de rudas figuras humanas. Fueron sus manos las que dieron la fuerza al golpe que necesitó su espátula para transmitir la imagen sentida y meditada (me lo imagino… subido en un andamio, poniendo el cuerpo y el alma, calando hondo en la tela, intensamente apasionado…). Pintor, grabador y muralista ocupó un espacio significativo entre 1890 y 1977. De origen muy humilde, asistía de noche a una modesta academia de dibujo del barrio de la Boca, mientras trabajaba en las labores del puerto, supo devolverle a la sociedad lo que recibió de ella. Pío Collivadino lo descubrió y lo estimuló a continuar dibujando y pintando. En sus obras están presentes el adentro y el afuera de sus sensaciones afectivas más íntimas. Sabía del trabajo duro, por lo que pudo transmitir su dinámica y el sentir del hombreador inagotable. El crítico Enrique Gené señaló al respecto: “Por algo nadie, ni antes ni después de Quinquela, intentó plasmar la representación de la vida ajetreada, de la actividad constante y sin descansos, de la inclaudicable intensidad de las labores de La Boca. Es como si, inventor de una temática y, lo que es más evidente, de una forma de decir desbordante, con él se hubiera agotado ese tema”.

Curiosamente, esa Boca que describió y pintó Quinquela fue desbastada, ya no entran ni salen cargueros con mercadería, La vuelta de Rocha muestra sus silencios y abandonos, sólo existe la música del tango que adorna el ir y venir de los turistas… El artista plástico Sergio Tosoratti nos recuerda, “Hay una degradación portuaria que marca un antes y un después en la Argentina: aquella industria floreciente que ilustró el maestro Quinquela Martín se terminó con lo que vino después. La Argentina productiva cayó ante una Argentina reprimarizada“, nadie podría desmentirlo, en estos tiempos que corren las idas y venidas respecto a la decisión de establecer pautas sobre el saneamiento del Riachuelo parece que ha llegado a buen puerto.

Algunos datos de interés
El próximo 16 de marzo, la Acumar (Autoridad de la Cuenca Matanza-Riachuelo), compuesta por el Estado Nacional, la provincia de Buenos Aires y la ciudad, deberá rendir cuentas ante la Corte Suprema sobre los avances en el saneamiento de la cuenca Matanza-Riachuelo. La convocatoria fue firmada por los ministros de la Corte Suprema Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco, Enrique Petracchi, Juan Carlos Maqueda, Raúl Zaffaroni y Carmen Argibay, en el marco del denominado “Fallo Mendoza”, por el cual, el 8 de julio de 2008, la Corte Suprema de la Nación dispuso el saneamiento de la cuenca Matanza-Riachuelo, haciendo responsables al Estado nacional, la provincia de Buenos Aires, la ciudad de Buenos Aires y la Acumar, a cargo de la Secretaría de Ambiente de la Nación. Asimismo se deberán relocalizar miles de familias que se encuentran a la vera del camino de sirga, también inspeccionar a las empresas que se encuentran en la ribera y realizar trabajos de concientización en empresarios y vecinos de la zona. Tiempo Argentino viene denunciando las carencias no sólo habitacionales sino también sanitarias de las 5 millones de personas que viven a la vera del Riachuelo. Es histórica la deuda social y ambiental para quienes habitan la zona. “Según la Encuesta de Factores Ambientales de Riesgo (EFARS), realizada por el Ministerio de Salud de la Nación en 2008, el 96,4% de la población que habita las inmediaciones está sometida al menos a una amenaza ambiental.”

Muchos son los que anuncian y predicen. Página 12 nos cuenta, La Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) considera que “desde el año pasado la gestión empezó a mejorar”, pero critica “la demora en la remoción de basurales” y “el bajo cumplimiento de la reconversión de empresas contaminantes”. Para Greenpeace, en cambio, “esos avances son un maquillaje”, ya que “no se han reducido los vertidos industriales contaminantes”. El secretario de Ambiente, Juan José Mussi señaló que “300 empresas están en reconversión y otras 300 ya la realizaron“. Acumar registra como agentes contaminantes 353 empresas que deben presentar planes de reconversión. Anselmo Sella, adjunto 1º a cargo de la Defensoría del Pueblo de la Nación, sostuvo que “el mecanismo del saneamiento se ha puesto en marcha y empezó a funcionar”, y dio como ejemplo “los avances en la liberación del camino de sirga -una franja de 35 metros en cada margen de los cursos de agua, que por ley no es privatizable-: una prueba de que son reales las protestas de las empresas que lo ocupaban, especialmente areneras, que están siendo desalojadas”. Para el defensor del Pueblo, “también se avanzó en el plan de vigilancia epidemiológica: en varios hospitales y centros de salud se establecieron nodos destinados a las enfermedades vinculadas con el ambiente”. Sin embargo, “está atrasada la relocalización de las viviendas de asentamientos precarios; muchas están en pésimas condiciones”. Además, “falta actividad de la Acumar en el control de las industrias: de las 20.000 empadronadas, falta inspeccionar más de diez mil”. Andrés Nápoli, de la FARN, también destacó la necesidad de “intensificar los planes de reconversión de las empresas” y sostuvo que “todavía no se precisó la cantidad de habitantes en situación de riesgo, que requieren atención inmediata”. Señaló “un déficit importante en la remoción de los basurales a cielo abierto: son 262 y todavía no se removió el diez por ciento”. Félix Cariboni, coordinador de la Campaña Riachuelo de Greenpeace, afirmó en cambio que “los avances registrados no son más que una especie de maquillaje: lo que importa es dejar de contaminar, y eso no se está concretando”. Sostuvo que “la Acumar no manifiesta interés en controlar la contaminación industrial. Para sanear el Riachuelo, lo primero es saber qué cantidad de efluentes contaminantes se arrojan y tener un plan para que cesen los vertidos”. Además, “tampoco los grandes anuncios sobre relocalización de asentamientos se concretan en hechos reales”. Por su parte, Juan José Mussi, secretario de Ambiente de la Nación, afirmó que “hay unas 300 empresas en reconversión y otras 300 ya la realizaron”. En cuanto a la población, “trasladamos 42 viviendas desde el puente Bosch, en Avellaneda, y para abril trasladaremos 180 más, a casas ya construidas en La Matanza. Hay unas 2400 viviendas que deben trasladarse próximamente: más de 80 en el conurbano y 1366 en la Villa 21-24 de la Ciudad Autónoma. Pronto relocalizaremos los asentamientos de El Pueblito y Luján. Las empresas que ocupan el camino de sirga ya aceptaron trasladarse, todo lo cual deja libre el 70 por ciento de ese camino”.

Tiempo y forma, son palabras que se asocian a la necesidad imperiosa de comprender que el problema del Riachuelo es un presente con mayúscula, tiempo para analizar y tomar decisiones precisas, formas o maneras que contemplen las necesidades de los que mueren silenciosamente sin ser vistos ni mirados. En este lugar Quinquela entregó su tiempo y sus espacios profundos. Un hombre , según Squirru ” precursor de un arte ecológico”, un amante de la Boca que pintó formas y colores, penetrando nuestra identidad , iluminando con paletas coloridas nuestro Riachuelo, dándole vida a su propia vida y valor a nuestro arte. Sus obras y donaciones, como testimonia la creación del Museo Escuela (un hito más que lo distingue como precursor en este tipo de entidades educativas), son parte esencial de nuestra historia y de nuestra identidad. Ese fue uno de sus grandes logros. Ojalá sepamos retomar su idea, representar sus sentires, contener sus afectos, incorporar la vida y realizar los sueños. Ojalá podamos.

29 de Marzo del 2011 ÚLTIMO MOMENTO

La Justicia prohibió la navegación comercial en la cuenca Riachuelo-Matanza

En el marco de la causa Mendoza donde en el 2008 se ordenó el saneamiento de los ríos, el Juzgado Federal de Quilmes declaró a la cuenca Matanza-Riachuelo como “zona crítica de protección especial” y dispuso la “suspensión preventiva de la navegación fluvial comercial” por ese afluente. La medida “conlleva el desalojo inmediato de todas las obstrucciones que invaden la misma (por la cuenca), la reorganización del tránsito vehicular en la zona” y la suspensión de la navegación. Se le solicitó a José Mussi de ACUMAR, que arbitre todas las acciones necesarias para dar curso a lo resuelto y al prefecto Naval Oscar Adolfo Arce para que suspenda en forma preventiva la navegación fluvial. Desde el punto de vista de la seguridad, se vigilará la zona con recorridas periódicas y se procederá a retirar de la misma a todo aquel que la invada. Parecería que las cosas se habrían de poner en su lugar, pero qué pasará con el problema habitacional?, que por lo que hemos visto, aún no se ha resuelto satisfactoriamente… la salud como el hábitat y la gente tendrían que estar primero en la agenda de los funcionarios, cualquier decisión que se quiera tomar deberá contemplar y visibilizar estas necesidades.

Más información sobre el Museo Quinquela Martin aquí

Publicado el 18 Marzo dAmerica/Buenos_Aires 2011
Comentarios

Si querés que tus comentarios aparezcan con una foto, podés ingresar una en
Globally Recognized Avatars (http://gravatar.com) con tu misma dirección de e-mail o también podés comentar la nota en Facebook.

Escribe tu comentario
Nombre *
Website
Comentario

Aviso: Su comentario pasará por moderación. Por favor, no lo reenvie. Gracias.