Ir a Edición actual | Inicio "Identidad" | Editorial | Agenda | Eh! Historieta | Galería | Ingredientes | Nuevos videos

Escribe Santiago Asorey [+]

R. Walsh: la literatura como un vehículo subversivo

De un tirón y en caliente

Rodolfo Walsh x Ricardo Carpani

Rodolfo Walsh

“Reproduzca esta información, hágala circular por los medios a su alcance: a mano, a mimeógrafo, oralmante. Mande copias a sus amigos… Millones quieren ser informados. El Terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad. Derrote el Terror. Haga circular esta información”




En 1956, Rodolfo Walsh empezó a escribir la primera novela no ficcional de la historia de la literatura anticipándose varios años a “A Sangre Fria” de Truman Capote. Esto es algo que se le reconoce frecuentemente al escritor argentino pero algunos críticos parecen desdeñar Operación Masacre. Como si esta fuese apenas una obra periodística. Operación Masacre transformó a la literatura argentina. Propuso una nueva síntesis entre vida y lenguaje y reubicó el rol del escritor de su tiempo. Construyó una nueva idea que permitió entender a la literatura adentro de la vida y a la vida adentro de la literatura. Pero fue aún más lejos, logró que un género periodístico se transformara en un testimonio existencial. La inclusión de la “Carta Abierta de un Escritor a la Junta Militar” en la última edición de este libro, cierra a la perfección el movimiento de la obra. Walsh funde su vida en su obra. Quien fue un intelectual ajeno al Peronismo, entra en la historia de los fusilamientos de peronistas y de la prescripción y termina por incluirse en la militancia dura. Operación Masacre nos da la clave para entender la violencia de la lucha armada de los setenta. Revela una generación de argentinos que crecieron bajo regímenes militares a los que se les enseñó que la única forma de llegar al poder era la violencia. Lo que mueve a Walsh a escribir es la indignación y la rabia frente a la impunidad. Walsh escribe “de un tirón y en caliente”.

Osvaldo Bayer lo explica de esta manera en el prólogo de la última edición de Operación Masacre, “Walsh es el mejor personaje de la literatura argentina. Apenas un detective de una novela policial para pobres. Que no va morir nunca“. Se convierte en personaje pero es apenas un hombre común, un hombre real que sangra y que se anima e investigar. La figura del detective se transforma en la del comprometido político que pone en riesgo su vida para llegar a la verdad de los crímenes.
Se ha objetado la nomenclatura del género de Operación Masacre bajo el término de novela no ficcional, intentando argumentar que es más preciso el de relato testimonial. Lo que se argumenta es que la lectura de Walsh como literatura no permite leer a los muertos de José León Suarez y el hecho político. Este problema se debe a la igualación de la literatura con la ficción. Para la obra de Rodolfo Walsh, entender a la literatura como lo ficcional es una operación errónea. Su obra entera nos muestra a la literatura y a la vida como un todo, un organismo vivo con tensiones. Esta operación vanguardista nos permite leerlo como literatura y como realidad. Walsh proclamaba un nuevo tipo de arte cercano a lo documental, pero poniendo en juego la subjetividad. Esa es la verdadera diferencia entre Operación Masacre y A Sangre Fría de Capote, Walsh no intenta disimular la rabia, la indignación, la transformación propia, que a su vez es la transformación de la sociedad. Por estas razones Operación Masacre es ante todo una obra maestra de la literatura.
Esta forma de concebir a la vida y a la literatura nos permite una clave para la lectura de gran parte de la literatura latinoamericana contemporánea, desde la obra del colombiano Fernando Vallejo hasta Pablo Ramos y Fabián Casas en la Argentina, en ellos no hay necesidad de rastrear los límites fronterizos entre lo real y lo ficcional y más cuando estos han sido cuidadosamente borrados. Cuando la crítica quiere clasificar a estos autores bajo lo autoreferencial o lo autobiográfico se fracasa en el sentido en que la lectura estructuralista se vuelve absolutamente plana. No puede soportar la no clasificación de las obras. Heidegger en Carta al Humanismo reflexiona, “Si el hombre debe encontrar de nuevo el camino hacia la proximidad del ser, entonces tiene que primero aprender a existir en lo innominado“. En esa dirección podríamos llegar a tener lecturas mucho más interesantes de las producciones artísticas que nos han atravesado.

Volviendo a Walsh para ser mas claro déjenme ponerlo de este modo. Creer que leer a Walsh como literatura es despolitizarlo, es un concepto erróneo. Lo que se propone es más bien el movimiento contrario de politizar la literatura. Combatiendo (como menciona Piglia en una entrevista a Walsh) a una idea de la literatura. En esa misma entrevista de 1970 Walsh responde, “Se trata de volver a convertir a la novela en un vehículo subversivo, si es que alguna vez lo fue“. Su interés era superar la noción de la novela burguesa que no podía ser nunca un vehículo subversivo. En ese sentido, lo que menos le importaba era la nomenclatura. Su valor fue darle a la literatura, una nueva novela de avanzada anclada en lo real de tal forma que pudiese actuar bajo nuevos términos en el mundo concreto. Cuando modifica en Operación Masacre la cita literaria por la de Fernández Suarez está ejecutando una operación simbólica. Walsh buscaba que el libro actuara políticamente en el orden de lo inmediato, que hubiera justicia. Sin embargo lo que resulta paradójico es que Operación Masacre resultó más efectiva como configuración política y literaria en el largo plazo, que en el corto plazo por lograr justicia para los muertos de José León Suarez.

www.elblogdetravisbickle.blogspot.com

“Las AAA son las tres armas”

Año 1977. Raymundo Gleyzer había desaparecido en las fauces del centro clandestino de detención El Vesubio. Desde el exilio en Perú, sus compañeros del Grupo Cine de la Base realizaron casi artesanalmente el audiovisual “Las AAA son las tres Armas”, basados en la Carta Abierta a la Junta Militar Argentina de Rodolfo Walsh.

Primera parte


Segunda parte

Publicado el 18 Octubre dAmerica/Buenos_Aires 2010
Comentarios

Si querés que tus comentarios aparezcan con una foto, podés ingresar una en
Globally Recognized Avatars (http://gravatar.com) con tu misma dirección de e-mail o también podés comentar la nota en Facebook.

Escribe tu comentario
Nombre *
Website
Comentario

Aviso: Su comentario pasará por moderación. Por favor, no lo reenvie. Gracias.